Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La poderosa reconciliación entre Beyoncé y Jay-Z

El nuevo disco de la pareja de artistas recibe una calificación de 7 sobre 10

Fotograma del videoclip 'Apeshit'.
Fotograma del videoclip 'Apeshit'.

Las idas y venidas sentimentales de Beyoncé Knowles y Jay-Z tienen un nuevo capítulo. Everything is Love, lanzado en exclusiva a través de Tidal y ya disponible en el resto de plataformas de streaming bajo el nombre de The Carters, completa la trilogía musical que el matrimonio ha convertido en una terapia de pareja rapeada y cantada. Después de la infidelidad, relatada sin cortapisas por la vocalista en el impactante Lemonade y de la petición de perdón de él, expuesta con todo tipo de detalles por el rapero en 4:44, ambos cierran el círculo con una reconciliación apasionada, reivindicativa y vengativa que mezcla R&B, trap, hip-hop soulful y pop.

Disco: Everything is Love

Artistas: The Carters

Sello: Roc Nation

Calificación: 7 de 10

Everything is Love aparece en plena gira europea del dúo, que hoy hace escala en el Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona, y huye de los reproches, los demonios interiores y el perfil más íntimo y confesional de sus dos predecesores. Celebración por todo lo alto de su buen momento amoroso, artístico y económico, el álbum es la forma que tiene la pareja de decirle al mundo que tras el resbalón y el escarnio público, está más unida y fuerte que nunca y que se siente extraordinariamente poderosa. Pese al riesgo de caer en el ridículo y el exhibicionismo rosa, estamos ante una jugada promocional y comercial tan asombrosa como fascinante, capaz de sacar petróleo creativo de un inspirador Sálvame en clave hip-hop y de aglutinar en un único y fortalecido holding familiar y empresarial el potencial de las dos estrellas.

El ambicioso vídeo del single Apeshit, rodado por todo lo alto en las galerías del Museo del Louvre y marcado por el tono reivindicativo de las letras y las imágenes, así lo demuestra. Aires de revancha planean a lo largo de todo el disco, como si el tándem estuviera ya por encima del bien y del mal y no tuviera el menor problema en llevarse por delante a quienes se interpongan en su camino hacia la felicidad plena, ya sean amigos ahora distanciados –Kanye West, las Kardashian–, rivales –Drake, a punto de publicar su esperado nuevo álbum–, o grandes poderes fácticos de la industria musical y el deporte –Spotify, Apple o la NFL.

En el particular tête à tête musical que mantienen los protagonistas, Beyoncé le gana la partida claramente a su marido. Más rapera que cantante al uso, exultante en sus vaciladas y desafíos, como si disfrutara más que nunca en esta defensa del orgullo y la buena salud familiar, la diva muestra su cara más peleona y callejera y un flow todoterreno. Mezcla equilibrada entre producciones de rabiosa actualidad y guiños al R&B clásico y adulto, entre romanticismo redentor y rimas de batalla, Everything is Love sitúa a la pareja un poco más cerca de convertirse, tanto por el elevado grado de exposición pública como por la cada vez más intensa alianza artística, aquí considerablemente más atractiva y provechosa, en la versión afroamericana de John Lennon y Yoko Ono.

Más información