Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabina repite ‘espantá’ en Madrid

El mánager del músico plantea la posibilidad de suspender el resto de la gira tras la afonía que le llevó a no terminar su concierto en la capital

Joaquín Sabina durante el concierto que ofreció el sábado en Madrid. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

Misma ciudad, mismo escenario, mismo aforo completo, misma expectación y misma espantá. En la noche del sábado, Joaquín Sabina volvió a abandonar un concierto en el WinZik Center de Madrid, tal y como sucedió hace cuatro años ante la sorpresa de todos. Aquella vez “una indisposición”, según se informó, le obligó a salir por la puerta de atrás antes de acometer los bises mientras que el pasado sábado fue “una afonía” lo que precipitó su marcha forzada cuando quedaban tres canciones del repertorio más los bises. “Se quedó sin voz. Al llegar al backstage, dijo: ‘No puedo continuar’. Y se fue”, cuenta a este periódico su mánager, Berry Navarro.

El músico se fue a su casa y allí sigue sin querer hacer declaraciones. Su mánager reconoce que no ha podido hablar todavía con él y plantea la posibilidad de suspender el resto de la gira si no mejora: “Tenemos que decidir si continuamos. Nos ha pillado con la pata levantada y no podríamos vernos en otra igual. No podemos tener esa angustia vital con los conciertos que quedan por hacer”. A Sabina le quedan cuatro actuaciones antes de poner fin a esta gira de Lo niego todo: el 21 de junio en A Coruña, el 30 en Córdoba, el 7 de julio en Albacete y el 14 de julio en Granada. Precisamente, el siguiente concierto en el Coliseum de A Coruña fue el que tuvo que suspender en abril a consecuencia de un trombo en una pierna, ahora ya superado. No fue la única cancelación. Durante esta gira ya suspendió por diversos problemas de salud dos conciertos en México y tres en Canarias. Con todo, su mánager quiere que no se enciendan las alarmas: “Él está bien. Ha hecho una gran gira y no se ha quejado. Hemos pasado con éxito incluso por Latinoamérica”.

"Comprendo que estén molestos"

Algunos fans se han indignado ante la salida precipitada de su ídolo sin acabar el concierto. Sin embargo, en ningún momento el músico y su banda, que actuaron casi dos horas, incumplieron con las obligaciones con No es nada personal, una sociedad formada por las promotoras Get In, The Project y Riff Producciones para el concierto de Sabina en Madrid. Los artistas siempre firman con los promotores el tiempo mínimo de actuación, que suele ser de una hora, y queda estipulado por contrato por si fuese inferior al acordado. De suceder así, el promotor podría no pagar el caché al músico y devolver el dinero de las entradas a los espectadores que lo reclamasen. “Comprendo que estén molestos, pero nuestro contrato original tiene un tiempo estipulado y se sobrepasó de sobra. Sólo faltaban tres temas para llegar al final del repertorio seleccionado por Joaquín. La sorpresa es que él no pudo decir adiós como alguna gente esperaba. Nada más”, explica el mánager de Sabina.

En la noche del sábado, Sabina, micrófono en mano y con 69 años a sus espaldas, llegó a afirmar que “envejecer es una puta mierda” y recordó que “en esta gira interminable” había estado recorriendo pasillos de “sórdidos hospitales”. También reconoció que no estaba siendo un buen concierto porque “hay días en los que se cruzan los cables del corazón y la garganta”. Visiblemente inquieto, tocándose repetidamente los brazos y la garganta, el músico jiennense había estado actuando cerca de una hora y 40 minutos cuando al encarar la canción Y sin embargo dejó que el público la corease. Algo habitual con cada uno de sus clásicos convirtiendo sus conciertos en karaokes multitudinarios. Pero en esta ocasión ninguno de los más de 17.000 espectadores, que repetían con los ojos cerrados ese estribillo de irse “por los tejados como un gato sin dueño”, pudieron imaginar la escena que aconteció ante su mirada incrédula: Sabina dejó la guitarra, se levantó y se fue del escenario a mitad de la canción. No volvió más, aunque muchos desearon que saliese a despedirse y otros, como hace cuatro años, hablaron de ataque de pánico. “Le pudieron los nervios y la emoción. Es muy sensible con tocar en Madrid. Es algo que todo el mundo sabe y los que le conocemos sabemos que lo lleva muy dentro”, explica su mánager.

Como sucede en determinados pasajes de los conciertos de esta gira, la banda siguió tocando con Sabina ausente en el escenario. El guitarrista Pancho Varona, mano derecha del autor de Y nos dieron las diez, cogió el micrófono para decir: “Joaquín se ha quedado mudo y no puede seguir”. No sin resignación, la gente siguió la noticia con un aplauso comprensivo. A diferencia del sábado, el músico solventó con buenas críticas los otros cuatro conciertos que ha dado en Madrid durante esta gira.

En su último disco, Lo niego todo, Sabina reflexiona sobre la vejez en varias canciones. En Lágrimas de Mármol, donde se reconoce a sí mismo como “un superviviente”, recuerda el ictus que sufrió en el año 2000 y habla de la muerte que le “ronda”. “El futuro es cada vez más breve y la resaca más larga”, confiesa en uno de sus versos.

Más información