FERIA DEL LIBRO DE MADRID
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Entre Zidane y Zizek

La alta cultura aceptó que Freud estudiara los chistes porque –como mínimo desde el 'Cratilo'- el lenguaje siempre ha sido motivo de reflexión para la filosofía

Slavoj Zizek, comentando 'La chaqueta metálica', de Stanley Kubrick, en el documental 'Guía ideológica para pervertidos'.
Slavoj Zizek, comentando 'La chaqueta metálica', de Stanley Kubrick, en el documental 'Guía ideológica para pervertidos'.Cordon press
Más información
Simon Critchley, el filósofo que salta a todos los terrenos de juego
Slavoj Zizek: “Las mujeres tienen derecho a objetualizarse”

A Slavoj Zizek le gusta decir que no es un provocador. En realidad, como el estudiante díscolo de la última fila, él esconde un libro de Hegel entre las páginas de una revista pornográfica. Sus colegas, dice, hacen lo contrario. Por eso se atreve a publicar un ensayo sobre el ciberespacio o un ensayo sobre Matrix. No son más que pretextos para probar la vigencia de la Fenomenología del espíritu. El pensador esloveno lleva varios cursos de ventaja, pero cada vez son más los filósofos que se sientan a su lado.

La alta cultura aceptó que Freud estudiara los chistes porque –como mínimo desde el Cratilo- el lenguaje siempre ha sido motivo de reflexión para la filosofía. Otros lenguajes, sin embargo, han tardado en ser tomados en serio. No es extraño que Gadamer sea una de las autoridades más citadas por Simon Critchley, un catedrático que lo mismo se ocupa del suicidio que de David Bowie. Padre de la hermenéutica, Gadamer decía que la interpretación que hacemos de nuestras experiencias cotidianas revela las estructuras profundas de nuestro estar en el mundo. Su método sirve tanto para Roland Barthes (semiólogo francés) como para Fabien Barthez (portero francés). Que la cabeza de ambos pueda ser objeto de estudio no significa que sean equivalentes como se temían los que en pleno auge de la posmodernidad decretaron la derrota del pensamiento.

Filósofos nada débiles como Cornel West, Marshall Berman, Avital Ronell, Judith Butler, Gayatri Spivak o Terry Eagleton han demostrado que el sexo, la clase, la raza, las novelas, la televisión y, por supuesto, Internet pueden formatear nuestras ideas más que la prestigiosa historia de las ideas. A nadie escandaliza ya que en su último libro, Saul Levmore y Martha C. Nussbaum, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales en 2012, pasen de hablar del amor de los viejos en las obras de William Shakespeare a los distintos matrimonios de Donald Trump.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Versión muy original

Toda la información sobre estrenos, críticas y las películas del verano en el boletín semanal de Cine
APÚNTATE

Sobre la firma

Javier Rodríguez Marcos

Es coordinador de la información literaria en 'Babelia', suplemento cultural de EL PAÍS. Antes trabajó en 'ABC'. Licenciado en Filología, es autor de la crónica 'Un torpe en un terremoto' y premio Ojo Crítico de Poesía por el libro 'Frágil'. También comisarió para el Museo Reina Sofía la exposición 'Minimalismos: un signo de los tiempos'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS