Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Godard: “El cine, como Cataluña, tiene dificultades para existir”

El veterano director suizo presenta nueva película en Cannes, ‘El libro de la imagen', y la defiende desde su casa vía FaceTime

El productor Fabrice Aragno sujeta su móvil durante la rueda de prensa en Cannes de Jean-Luc Godard, que ha entrado vía FaceTime desde su casa.
El productor Fabrice Aragno sujeta su móvil durante la rueda de prensa en Cannes de Jean-Luc Godard, que ha entrado vía FaceTime desde su casa. reuters

Podía haber sido un desastre absoluto y sin embargo el festival de Cannes ha disfrutado de una larga y relajada rueda de prensa con Jean-Luc Godard, que presenta en la Competición El libro de la imagen, una película conformada con todo tipo de material audiovisual y que prosigue con la experimentación que ha encarado en los últimos años el cineasta suizo. Todo gracias a que Godard se ha quedado en su casa, en el pueblo suizo de Rolle, y desde allí, fumando un puro a sus 87 años en su salón, ha dialogado por móvil y gracias al programa FaceTime con los periodistas, que en fila se ponían delante del teléfono para preguntar. Y durante 50 minutos ha respondido a todos.

En todo el chorro visual, un collage de imágenes tanto reales como de películas de ficción y de sonidos, a Godard le da tiempo a reflexionar sobre un montón de asuntos. O mencionarlos, como cuando aparece el letrero "Homenaje a Cataluña". En ello ha incidido a pregunta de la periodista Pepa Blanes, de La Script: "Quería referirme al libro Homenaje a Cataluña, que George Orwell escribió en 1938. El cine clásico que me interesa, el de Eisenstein, por ejemplo, es anarquista, como lo era Orwell. Pero además, mientras creaba mi filme, ocurrieron los hechos de Cataluña". De esta manera, Godard ha llegado a la frase final: "El cine, como yo lo concibo, y la pequeña Cataluña tienen dificultades para existir".

El cineasta se ha mostrado relajado, divertido, incluso bromista, como cuando ha hablado japonés con una periodista nipona. Y ha desmenuzado diversos aspectos de su filme, que participa en la Competición 50 años después de que él mismo liderara a los cineastas que lograron detener el certamen en mayo de 1968. "Tengo muchos recuerdos de aquellos días.  Reconozco que estoy contento con volver a Cannes", ya que es la novena vez que compite en el certamen. En esta edición, además, el cartel del festival se refiere a su Pierrot el loco (1965).

Sobre su cine, ha dicho: "Yo soy un fabricante de películas, aunque me interesan más los hechos, dada mi edad". Con eso también explicaba la cantidad de imágenes reales, sobre todo referidas al terrorismo yihadista, que aparecen en su último trabajo. Acerca de la situación en los países árabes ha dicho: "Es una catástrofe. Hay mucha piedad y poca inteligencia, y por eso me detengo ahí, para reflexionar sobre lo que no se hace". "Hay que pensar con las manos y no solo con la cabeza", apuntó, y entró en otra disquisición, ya que la película se divide en cinco capítulos, como los cinco dedos de la mano. "Lo más importante de un filme no es lo que ruedas, sino lo que montas. El cine en realidad se hace en la posproducción. ¿Y cómo montas? Con las manos. ¿Qué necesitas para amar? ¿Qué necesitas para comer? Las manos. Imagínense vivir un día entero sin servirse de sus manos... Por eso, los cinco dedos, que unidos conforman la mano. La palma de la mano es el amor". En esa metáfora ha seguido: "Seguiré haciendo películas y eso dependerá de mis piernas, mucho de mis manos y algo de mis ojos". ¿Cómo encuentra el montaje adecuado? "Porque el cine es como una ecuación, con una única solución".

Por supuesto, Godard ha hablado de política y la relacionó con el cine: "En otra época, un filósofo decía que las democracias modernas, haciendo de la política un área de pensamiento separado, contribuyen al totalitarismo. Hoy, muchos actores contribuyen al totalitarismo de la imagen filmada contra la imagen pensada". Y dio otra de sus famosas sentencias: "La democracia se está yendo al garete en Europa".

"La democracia se está yendo al garete en Europa"

Acerca de El libro de la imagen, Godard bromeó: "He visto más películas en estos cuatro años que Thierry Frémaux en toda su carrera de director del festival de Cannes". Y puede que por eso no recordara que ha usado un momento de 13 horas, la película de Michael Bay sobre el asedio a las tropas estadounidenses en Bengasi (Libia): "No conozco la película ni sé quién es ese director. Si esa imagen aparece es porque no he encontrado lo que buscaba en otro lugar". Paró y bromeó: "Hoy se encuentran las pruebas con un solo clic. Hágalo y enséñeme la peli al móvil y así podré recordarla". Por desgracia, el periodista ya se había retirado de la fila y otro nuevo reportero ocupaba su lugar.

Sobre el uso del sonido que hace en su película -lo separa de las imágenes-, aseguró: "Mucho de lo que se escucha suelen ser comentarios de lo que se ve". Y Godard insistió en esa reflexión, que justifica el título de su filme: "Vean televisión sin sonido. Aprendes más".