Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

2001 destellos en la oscuridad: lo que Stanley Kubrick quiso contarnos

Keir Dullea, protagonista de '2001: una odisea del espacio' presta su voz a Stanley Kubrick en un documental de animación producido por TCM

El 4 de abril de 1968 Stanley Kubrick estrenó 2001: una odisea del espacio, uno de los títulos imprescindibles de la Historia del cine. El film llegaba en un momento, la década de los sesenta, en la que las dos grandes superpotencias mundiales, los Estados Unidos y la Unión Soviética, estaban desarrollando una frenética carrera espacial. Además, cientos de millones de ojos miraban a las estrellas y al espacio exterior tratando de averiguar qué había más allá de la órbita terrestre.

La película de Stanley Kubrick estaba basada en un relato escrito por Arthur C. Clarke titulado El centinela y ahondaba en profundas, complejas y trascendentes cuestiones sobre el ser humano. Era un largometraje de ciencia ficción, pero con una densidad metafísica que nunca antes se había visto en una pantalla de cine.

El estreno de 2001: una odisea del espacio creó un profundo impacto en los espectadores y suscitó enormes controversias entre los críticos de entonces. Algunos la consideraron hipnótica, pero aburridísima y otros señalaron que Kubrick era incapaz de contar una historia coherente. Pese al éxito que estaba obteniendo en las taquillas, el director, fiel a su estilo, no quiso conceder entrevistas para explicar los muchos significados y reflexiones que escondían las imágenes de su película.

Sin embargo, unos meses después del estreno, en agosto de 1968, Kubrick rompió su silencio y concedió una entrevista a la revista Playboy que se publicó en el número de septiembre. En ella el realizador desarrollaba las diferentes ideas que le llevaron a rodar la película: su visión de la ciencia; su concepto del ser humano; el desarrollo de la tecnología; la posibilidad de que hubiera una vida inteligente en otro plantea o galaxia. “Nadie sabe qué nos espera en el universo”, decía en ella Stanley Kubrick. “Lo más aterrador no es que sea hostil, sino que sea indiferente”, explicaba el director en las páginas de la publicación.

Ahora, cuando se cumplen 50 años del estreno de esta legendaria película, el canal TCM estrena 2001 destellos en la oscuridad, una pieza documental dirigida por Pedro González Bermúdez en la que, mezclando fragmentos de 2001: una odisea en el espacio e imágenes reales, entre las que destacan las de la conquista del espacio y la carrera espacial, cedidas por la NASA, se recrea la mencionada entrevista que Stanley Kubrick mantuvo con Playboy aquel verano de 1968, hace ya medio siglo.

El protagonista de 2001, el actor Keir Dullea, presta su voz a Stanley Kubrick en este original trabajo, cerrando así el círculo de una colaboración que ha marcado la carrera de este actor norteamericano. Además, la película cuenta con una banda sonora compuesta e interpretada por los músicos Wild Honey y Remate que acompaña musicalmente las reflexiones de Stanley Kubrick. Unos pensamientos que son pequeños destellos que sirven de guía para interpretar las complejas metáforas que el cineasta plantea en 2001: una odisea del espacio. Sin embargo, tal y como quería Kubrick, las últimas respuestas a todas esas cuestiones están en cada uno de los espectadores que se acerca al film.

El sábado 12 de mayo a las 22.00, TCM estrena en exclusiva 2001: destellos en la oscuridad en una programación especial en la que también se emitirá naturalmente el mítico largometraje de Stanley Kubrick. Se podrá ver, además, Ikarie Xb-1, Viaje al fin del universo, una cinta checoslovaca, dirigida en 1963 por Jindrich Polák, que fue otra de las fuentes de inspiración que tuvo Kubrick para realizar la que, medio siglo después de su estreno, continúa siendo una de las obras más enigmáticas y fascinantes que ha dado el séptimo arte.