Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Quijote’ de Terry Gilliam podrá verse en Cannes

La justicia francesa rechaza la demanda del exproductor Paulo Branco, por una disputa por derechos de autor, y el filme clausurará el 19 de mayo el festival

Jonathan Pryce y Terry Gilliam, en el rodaje.
Jonathan Pryce y Terry Gilliam, en el rodaje.

Por fin parece acabarse la maldición. Terry Gilliam estará en su casa de Londres celebrando sus dos últimos regates al gafe que desde hace dos décadas acompaña a su proyecto de adaptar Don Quijote a la pantalla. La justicia francesa, en concreto el Tribunal de Gran Instancia de París, ha desestimado la demanda del exproductor del proyecto, el portugués Paulo Branco, que pedía la retirada de su proyección en la clausura del festival de Cannes y la paralización de su estreno comercial en Francia al día siguiente. La película maldita de Gilliam coge vuelo.  El encargado de anunciar la noticia ha sido el delegado general de Cannes, Thierry Frémaux, que desde el escenario de la sala Debussy, donde se celebraba a primera hora de la tarde la inauguración de la sección Una cierta mirada, ha anunciado: "Hemos ganado".

Además, se confirman las buenas noticias sobre la salud de Gilliam, que estará en Cannes en la clausura, tras los rumores que apuntaban que había sufrido un derrame cerebral. La productora española de la película. Tornasol, confirmó ayer por la noche que Gilliam no había sufrido un accidente vascular, pero que los médicos sí le habían recomendado descanso por culpa de la presión de estos días. Por eso había pasado por el hospital aunque estaba en casa reposando y preparando el viaje.

La decisión supone la derrota de Branco, exproductor del filme, quien presentó la demanda por una disputa sobre los derechos de autor en la que pedía bloquear el estreno del filme. Después de que el festival de Cannes y la productora española de la película, Tornasol, reiteraran en varias ocasiones su tranquilidad frente a los recursos de Branco, una noticia de esta mañana ya había hecho saltar las alarmas alrededor del destino de El hombre que mató a Don Quijote: Amazon anunció que renunciaba a distribuirla en EE UU.

En un encuentro con la prensa, justo antes de anunciarse la sentencia, Branco cargó contra Thierry Frémaux, director de Cannes, por "provocar esta crisis en el festival" y sostuvo que ya había invertido unos 800.000 euros en el proyecto. El productor también defendió que, si el certamen no hubiese programado el largometraje como filme de clausura, él no habría "llegado tan lejos" con su pelea judicial. Branco también prometió que buscará "un acuerdo que no perjudique a la película". También apuntó que no recurriría la decisión judicial.

En el origen del litigio está la ruptura del contrato entre Gilliam y Branco, quien en 2016 compró al primero sus derechos de autor-director a través de su productora Alfama. Pero durante la preproducción del filme, los numerosos desacuerdos entre ambos llevaron al productor a suspender el inicio del rodaje. Gilliam contactó entonces con la productora española Tornasol y con ella rodó el filme entre marzo y junio de 2017, en España y Portugal.

Pero Branco denunció al cineasta británico ante la justicia francesa. Este episodio prolongaba un poco más la maldición que golpea desde hace casi dos décadas El hombre que mató a Don Quijote. En 2000, Gilliam tuvo que cesar el rodaje de su adaptación libre de la célebre obra de Miguel de Cervantes, con Jean Rochefort, Johnny Depp y Vanessa Paradis, debido a un encadenamiento de infortunios, desde unas inundaciones en el lugar del rodaje hasta una hernia discal sufrida por el ya fallecido actor francés.

El Festival de Cannes, que arrancó ayer martes, apoyó al director británico, pero afirmó que respetaría la decisión de la justicia francesa. La ministra de la Cultura de Francia, Françoise Nyssen, aseguró hoy miércoles, que esperaba que el juez se pronunciara a favor de Gilliam. "Espero que la película pueda ser exhibida. Siempre es lamentable tomar como rehén a un artista", dijo al diario Nice-Matin.

Más información