Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Javier Aller, la humanidad insobornable

El cineasta Daniel Monzón fue amigo del actor fallecido este jueves y lo dirigió en 'El robo más grande jamás contado'

El actor Javier Aller.epvundefined

Javier —fallecido a los 46 años— era un hombre profundamente sensible. Enamorado del heavy metal y fan incombustible de los míticos Mägo de Oz, bajo su esforzada apariencia de hombre duro escondía un corazón de oro. Era muy divertido y ocurrente, de mirada vivaz e ingenio afilado, comprometido con toda causa que consideraba justa e implacable defensor de los animales, especialmente de los perros, a los que, como Diógenes de Sinope o Lord Byron, consideraba bastante más de fiar que muchos seres humanos.

Fue Javier Fesser quien se fijó en él para el cine. Literalmente se lo cruzó por la calle y le preguntó si querría formar parte del reparto de El milagro de P. Tinto en el papel estelar -nunca mejor dicho- del Marcianito José Ramón. A pesar de las reticencias iniciales del bueno de Aller que, como he mencionado, tendía de arranque a desconfiar de cualquier desconocido que no caminara a cuatro patas, el feliz encuentro desembocó en el primer largometraje de ambos, hoy ya un precioso e inolvidable trocito de historia del cine español.

Más información

A raíz de tan deslumbrante debut, vinieron sus papeles para El corazón del guerrero y El robo más grande jamás contado, donde tuve el placer de trabajar con él, de reír con él y de disfrutar de su insobornable humanidad. Era un hombre entregado hasta la médula a lo que hacía, daba igual si tenía que arrastrarse por una cloaca del subsuelo de Madrid infestada de ratas o colgar en vilo durante horas de un cable a pesar de su vértigo galopante. Lo daba todo por la película.

Me viene ahora a la memoria el festivo rodaje de El robo más grande jamás contado, en el que nos veíamos obligados a cortar una y otra vez las tomas por las carcajadas incontenibles de todo el equipo, empezando por las de Antonio Resines, a quien se le saltaban las lágrimas de la risa cada vez que Javier abría la boca. Su enorme naturalidad y su desbordante capacidad de disfrutar de lo que hacía lo convierten para mí en alguien inolvidable. Un abrazo, querido amigo, y mil gracias por haberte fiado de un bípedo como yo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción