Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Operación triunfo’, de lo malo se aprende

La retransmision en La 1 del primer concierto de la gira de los concursantes de OT 2017 sirvió de homenaje a sus seguidores y fue un recordatorio de que la cadena explotará el filón hasta que deje de brillar

Concierto de 'Operación Triunfo' en Barcelona.
Concierto de 'Operación Triunfo' en Barcelona.

Operación Triunfo sigue aquí, no acabó con la última gala. Y ese es el trabajo de TVE, que la llama no se apague de aquí al estreno de la próxima entrega el próximo otoño (posiblemente en octubre). Aunque sea rebañando momentos pasados, como el primer concierto de la gira postprograma. Luego vendrán los preparativos de Eurovisión con Alfred y Amaia (bueno, ya estamos en eso desde hace tiempo), después el festival en Lisboa y, sin dejar respirar, comenzarán los casting para la edición de 2018. Y ya se inventará algo TVE para contarlo en prime time. Y alguna que otra repetición en verano no es descartable.

Tan segura está TVE con Operación Triunfo y Eurovisión que se atrevió a programar el concierto en la noche del miércoles frente a la sensación de la temporada de ficción, la espléndida Fariña, y al eterno talent show / reality que es Telecinco con la segunda entrega de Factor X tras un estreno el pasado viernes más que prometedor en cuanto a la audiencia. Poco tenía que hacer con un programa que no ofrecía nada nuevo. OT es un fenómeno en redes (fue la más comentado de la noche en Twitter por un activo grupo de fans), pero se quedó como tercera opción con 1.357.000 espectadores y el  9,1% de cuota de pantalla (Factor X logró 1.966.000 espectadores y 16% del share y Fariña, con su dato más bajo hasta la fecha tras siete episodios, 2.166.000 y 13,8% de cuota).

Como ya se hizo hace años en los inicios del programa, y como es lógico, TVE necesita estirar el chicle todo lo que pueda. Hasta el hartazgo si es necesario. Amaia, Aitana, Miriam, Alfred, Ana Guerra, Agoney, Roi, Cepeda, Nerea, Raoul, Mireya, Ricky, Marina, Thalía, Juan Antonio y Mimi actuaron ante 17.000 personas el pasado 3 de marzo en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Mucho antes del exceso de presencia de Amaia y Alfred con la promoción de Tu canción para el festival europeo del próximo 12 de mayo (y lo que queda).

Hace un año TVE emitió el concierto del reencuentro de los participantes del primer OT en directo. Hacerlo en vivo era un riesgo, uno más que loable (y necesario en nuestra televisión), pero le salió a la cadena el tiro por la culata. Era difícil y se quedaron a medias. Ni supieron montar un buen espectáculo ni la calidad técnica estuvo a la altura mínima exigible a una cadena como La 1.

El concierto de anoche fue otra cosa. Ahora, con varias semanas de por medio desde la grabación, TVE ha podido ofrecer a los espectadores algo bastante mejor que aquel reencuentro nostálgico, más recordado por la cobra de Chenoa a Bisbal y otros momentos surrealistas que por un espectáculo que tuvo mucho de verbena veraniega y poco de buen concierto.

De lo malo se aprende y el espectador lo agradece. Lo que La 1 ofreció anoche fue un concierto con una realización más que correcta, un sonido pulido (canten mejor o peor estos o aquellos) y el plus de ver a los triunfitos en el backstage comentando las actuaciones. Igual hasta faltó más de esto. Pese a que en esta ocasión no fue en directo, tiene mérito y más teniendo en cuenta que no era un concierto pensado para la televisión como el de hace un año, sino un espectáculo montado para los fans, para vivir en directo en el lugar.

La emisión del concierto fue también un guiño a esos seguidores, una noche de agradecimiento en prime time por levantar un programa por el que no muchos apostaban antes de su inicio. Pero también un negocio. Quedan conciertos de la gira, quedan entradas por vender y quedan discos y canciones por promocionar. Y el intento de TVE de quedarse con un trozo de la noche del miércoles ante rivales tan complicados. Para TVE lo importante es que el programa no se olvide. Pero eso lo tiene conseguido ya con los fans, que siguen enganchados a YouTube y las redes donde el contenido se sigue creando y los protagonistas siguen interactuando.

Lo dicho, todo correcto, hasta que llegó uno de los momentos más esperados de la noche, la interpretación de City of Stars por Amaia y Alfred al piano. Y La 1 cortó todo el buen rollo a quien llegara a esa recta final del concierto. Estaba Amaia presentando a Alfred y de pronto, de sopetón... ¡a publicidad! De una tacada, anuncios de tres próximos estrenos de la cadena. Ahí, con calzador. Ni venía a cuento ni era el momento. Ahí se perdió la magia del homenaje a los fans para colar el negocio.

Más información