_
_
_
_
_
Cámara oculta
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Contra ‘La casa de papel’

Altas esferas políticas turcas han censurado la serie española por considerarla un símbolo llena de mensajes subliminales contra el gobierno de Erdogan

Ahora mismo empapela las calles, plazas, estaciones de metro y paradas de autobús. Esta serie creada por Alex Pina y producida por Atresmedia se ha transformado merecidamente en un éxito internacional. Si al principio de su emisión en marzo de 2017 tuvo una recepción tibia, el boca a oreja la ha transformado en la serie del año. Sustentada por excelentes intérpretes no muy conocidos (Álvaro Morte, Pedro Alonso, Alba Flores, Miguel Herrán, Úrsula Corberó, Itziar Iruño…) que dan verosimilitud a la compleja peripecia de asaltar la Casa de Moneda y Timbre, el atraco más imaginativo y millonario nunca visto, la serie ha recibido ya varios premios internacionales. Es realmente estupenda.

Para sorpresa de tirios y troyanos, altas esferas políticas turcas han censurado La casa de papel por considerarla un símbolo de rebeldía, aduciendo que está llena de mensajes subliminales contra el gobierno de Erdogan. Instan a que la policía y los servicios secretos investiguen el contenido de dichos supuestos mensajes subliminales, que según estas autoridades tratan de incitar a otra revuelta contra el gobierno. Es mejor ser paranóico que quedarse sin estado, ha dicho uno de ellos.

Este disparate coincide con un cambio en la estructura censora de la televisión de Turquía, ese país al que tanto empezamos a parecernos. Coincide también con que en España se está tratando de impulsar en breve un muy necesario cambio en el control de RTVE –a uno siempre le da miedo que se replanteen nuevo controles politicos de cualquier tipo. Aunque, como es bien sabido, la actual RTVE es la más censuradora de los últimos años, siempre habrá aquellos a los que toda censura les parezca insuficiente–. No perdamos, sin embargo la esperanza de que los nuevos sistemas españoles de control acaben aportando aires frescos de libertad.

¿Podremos ver por fin la serie sobre la segunda república o los largometrajes sobre la Guerra civil que nos han sido escamoteados?

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_