Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los esfuerzos académicos de aproximación entre España y América se están rompiendo”

Académicos españoles y mexicanos debaten sobre el estado de las Humanidades en ambos países con motivo del 40 aniversario del restablecimiento de relaciones diplomáticas

Aspecto general de la Reunión hispano-mexicana de ciencias sociales y humanidades.
Aspecto general de la Reunión hispano-mexicana de ciencias sociales y humanidades. El País

Las relaciones académicas en el ámbito de las Humanidades entre España y México tomaron un fuerte impulso durante los años noventa, con un crecimiento exponencial tanto en el número de universidades, estudios de posgrado y becas de intercambio en las dos orillas.

“Este horizonte de esperanza empezó sin embargo a cambiar a partir de 2009. Por un lado, España se homologa al sistema europeo de enseñanza, lo que supone una reducción de un año en los estudios de grado y, a su vez, los contenidos americanos se ven mermados en un 60%. Y sobre todo, los brutales recortes presupuestarios –más de un 40% en las partidas de I+D– que ha provocado tanto una merma del número de docentes como de programas de posgrado. Muchos esfuerzos de aproximación se están empezando a romper”, apuntó Nuria Tabanera, profesora de la Universidad de Valencia, durante las jornadas hispano-mexicanas de ciencias sociales y humanidades organizadas por el Colegio de México y la Universidad de Alcalá con motivo del 40 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países y celebradas este jueves en la sede del Colegio de México.

Este cambio de ecosistema ha provocado además un nuevo ritmo en los flujos de intercambio docente entre ambos países. Mientras que actualmente en España tan solo se ofrecen cuatro másteres con un programa hispanoamericano –Universidad de Alcalá, Complutense, y dos en la Pablo Olavide de Sevilla–, en México los estudios de posgrado en Historia han pasado desde los años noventa de cinco a 54. “Hay un crecimiento sistemático que se extiende por todas las Universidades, impulsado además por becas de la Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) y otros sistemas”, agregó José Antonio Serrano, presidente del Colegio de Michoacán.

“Lo que está sucediendo es que nuestras generaciones más preparadas están empezando a emigrar a México, en busca de oportunidades laborales y docentes”, añadió Tabanera. En la dirección contraria, se está además invirtiendo la proporción de estudiantes mexicanos que formalizan en España programas de posgrado. Mientras en los noventa, tres cuartas partes de los docentes acudían a ofertas de humanidades, hoy la balanza está más volcada hacia las ciencias. Sobre la naturaleza de la disciplina histórica, un bizantino debate sobre el encuadre científico de las disciplinas humanísticas, el profesor de la Universidad del País Vasco José María Portillo Valdés defendió que el historiador es “un artístico, no un científico. Ha sido un error convertir la historiografía en una ciencia. El método primero fue artístico y luego científico”.