Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gloria Fuertes no fue una mujer angelical

La poeta madrileña ajusta cuentas con una sociedad que la quiso relegar al mundo infantil

De izquierda a derecha, Noelia Adánez, Ana Rayo y Valeria Alonso.
De izquierda a derecha, Noelia Adánez, Ana Rayo y Valeria Alonso.

Entra en la sala agitada y enfadada, haciendo aspavientos y dando gritos y proclamando el enorme hastío que le provocan los niños. Lleva un globo en la mano. “De uno en uno todavía los aguanto, pero en grupo son insoportables. Estoy harta de ellos”. La poeta madrileña Gloria Fuertes ajusta cuentas con ella misma y con una sociedad que la quiso relegar al mundo infantil y se rebela contra su condición de mercancía televisiva. No fue una mujer angelical y sí una persona valiente que rompió con muchos tabúes de su época. El montaje teatral Gloria, escrito por Noelia Adánez y Valeria Alonso y dirigido por esta última, rompe con el estereotipo de la escritora dulce y amante de los niños y muestra a una mujer desafiante, lesbiana, que se atrevió a lucir un estilo de vida y una apariencia que no correspondía con su condición de mujer y que luchó siempre por ser considerada una poeta adulta.

Interpretada por la actriz Ana Rayo, la obra se ha estrenado en el Teatro del Barrio de Madrid, donde estará en cartel hasta el próximo mes de junio. Gloria es el segundo montaje del proyecto 'Mujeres que se atreven', puesto en marcha por los responsables de este centro teatral, y que busca poner en escena a personajes históricos que verbalizan muchos sentimientos y reflexiones que no pudieron hacer en vida. El primer montaje fue Emilia, sobre al escritora Emilia Pardo Bazán, y que todavía hoy, tras año y medio de su estreno, sigue representándose. Este proyecto, aunque nació con el objetivo de ser una trilogía, va por el camino de convertirse en serie. Y en mente, personajes como María Teresa León o Eva Forest.

Gloria Fuertes (Madrid, 1917/1998) se atrevió con todo lo que en su época estaba prohibido para una mujer. Lo defiende con entusiasmo Noelia Adánez (Madrid, 1973) que lleva años estudiando la figura de la poeta sobre la que escribió un texto que ganó un premio de la SGAE el año pasado. Sobre este original, la propia Adánez, también autora de la función Emilia, y la directora Valeria Alonso, argentina de 39 años e instalada desde hace tiempo en España, realizaron cambios para su adaptación dramatúrgica a un monólogo y acercaron el lenguaje y la manera de decir de Fuertes, sin intentar imitarla.

“Nunca quiso ser un ídolo infantil, ni que se le relegara a su condición de mercancía, como poeta para niños y producto televisivo. Aquí mostramos lo que ella en vida no se atrevió a confesar y ajustar cuentas con una España franquista primero y todas sus estreches morales y luego con la llegada de la democracia y el auge de la sociedad de consumo. No fue un ser angelical, como la quisieron presentar. Era una mujer de izquierdas, de trayectoria republicana, interesada en la pobreza y los olvidados, muy lejos del mundo de los ángeles. Su poesía adulta la utilizó como arma de transformación de la sociedad”, defiende Adánez.

El globo blanco con el que la actriz Ana Rayo sale a escena, en recuerdo del famoso programa televisivo infantil, Un globo, dos globos, tres globos, en el que durante años participó Gloria Fuertes, sirve aquí de personaje imaginario y cambiante, con el que la autora va estableciendo un diálogo a lo largo de la función. No falta, por supuesto, el humor que desprendió en vida esta autora, vestida siempre como un hombre y fumadora compulsiva. Ni tampoco sus amores. Como el que mantuvo durante cerca de 20 años con la hispanista norteamericana Phyllis Burrows, cuya ruptura y rápida muerte sumió a la poeta en una gran depresión.

Todo en este espectáculo está pensado para reivindicar el abrumador universo poético y personal de Gloria Fuertes, una mujer surrealista y altamente misteriosa. “Queremos que el espectador se abra al universo de la verdadera Gloria Fuertes”, defiende Valeria Alonso. Un universo muy cercano al Teatro del Barrio, en la zona de Lavapiés, donde nació y creció Gloria Fuertes. Las funciones serán también una referencia para acercar al espectador a la historia de Madrid durante la Guerra Civil. Hay la intención de organizar visitas a la casa de Gloria Fuertes, en la cercana calle de la Espada, y recorridos por algunos de los lugares emblemáticos de la ciudad durante la contienda civil, liderados por una vecina de la zona, experta en estos hechos.