Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escritora que rehizo su novela tras ser acusada de “basura racista incendiaria”

En un gesto poco habitual, Keria Drake reescribe su debut literario antes de publicarlo para eliminar términos y caracterizaciones consideradas como ofensivas

Keria Drake en su perfil de Instagram.
Keria Drake en su perfil de Instagram.

Todo iba sobre ruedas para Keira Drake. La escritora vivía con emoción desde Lake City (Utah) su debut literario a los 42 años. La editorial Harlequin Teen había firmado un contrato con ella por tres libros y una cifra con cinco ceros y se había volcado en la campaña promocional de The Continent. La primera crítica de lectores contratados por la editorial antes de publicarlo había sido positiva y la que aparecía en Goodreads también, según cuenta la web cultural Vulture.

Pero ocho semanas antes de que llegase a las librerías estalla la tormenta. Otros lectores a los que la editorial había adelantado la novela dijeron que era racista y que no se la recomendarían a sus amigos, cuenta The Washington Post. Algunos, incluidos varios escritores, dejan su opinión en Twitter. "Magos negros, ninjas asesinos e iletrados y salvajes nativos que se emborrachan y tratan de violar a una preciosa niña blanca", aseguraba uno de ellos. "Es basura racista incendiaria", resumía la escritora Justina Ireland. 

"Oh dios mío. Es cierto", aseguraba Drake que exclamó al verlo en un post de disculpa en su blog personal que ahora ha sido borrado. En ese momento envió los fragmentos más polémicos y criticados de la obra a un grupo de lectores de sensibilidad, una figura que ha ido creciendo en el mundo editorial estadounidense a medida que la industria ha sido consciente de las nuevas sensibilidades y los prejuicios propios. Mientras, pide a la editorial que pare la publicación, que finalmente se hará este 27 de marzo, y que destruya los ejemplares en pasta dura ya impresos. Harlequin accede. 

The Continent es la historia de dos pueblos enfrentados, los Aven'ei y los Topi. Estos últimos estaban caracterizados como guerreros violentos de piel oscura y cazadores con arcos en lo que muchos vieron un peligroso paralelismo con los Hopi, población real de nativos americanos. "Fue 100% no intencionado", ha asegurado Drake. "No es una novela sobre la raza sino sobre cómo los privilegios nos hacen ciegos al sufrimiento de otros".  

La editora, Natashya Wilson, ha reconocido que cuando lo leyó no se fijó en eso y que estaba más pendiente de que funcionara la estructura y de que no hubiera problemas en el argumento. "Era dolorosamente obvio". 

Esta nueva polémica está lejos de ser la primera en este sentido, pero la reacción de Drake ha sido diferente. Otros escritores criticados en este mismo sentido han pedido perdón o se han mantenido en sus afirmaciones, pero no han modificado nada y no han llegado a reescribirlo, como ha hecho Drake. "Hay gente que cree que el libro no tiene remedio. No estoy de acuerdo. Creo que era una historia importante que contar", comenta Drake.