Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Orán, la gran soprano tinerfeña

Fue una figura clave para entender el auge de la música clásica en las islas como maestra de una generación de jóvenes cantantes de ópera

La soprano María Orán
La soprano María Orán

La soprano María Orán Cury falleció en la madrugada del sábado debido a las consecuencias de la grave enfermedad que padecía. Nacida en Santa Cruz de Tenerife (1 de mayo de 1943), la artista realizó sus estudios musicales en el conservatorio de Tenerife, trasladándose más tarde a Madrid, donde cursa clases de piano con el pianista José Cubiles y canto con Lola Rodríguez de Aragón, obteniendo en esta última especialidad el Premio Fin de Carrera, otorgado por el Real Conservatorio de Música de Madrid.

Como soprano participó en los principales festivales de música celebrados en España y en el extranjero, como por ejemplo en el Gulbekian de Lisboa, en el Tepotzotlán de México, en los Due Mondi de Espoleto, en el Flandes de Bélgica, en el Beethovenfest de Bonn, en el Festival de Otoño de Varsovia o en el Bienal de Venecia. Su fama en el mundo del canto le llevó a colaborar con las más prestigiosas orquestas, como por ejemplo la Orquesta Sinfónica de Viena, la Suisse Romande, la Residencia de La Haya, la Sinfónica de Londres y la Sinfónica de Berlín, la Filarmónica de Israel, la Orquesta de París, la Filarmónica de Londres, la Yomiuri Nippon Symphony Orchestra o la Bayerischer Rundfunk.

Las batutas bajo las que colaboró fueron de la talla de Rafael Frühbeck de Burgos, Plasson, Markévitch, López-Cobos, Rilling, Ozawa, Rossi, Sergiù Comissiona, Gibson, Spivakov y Kent Nagano, entre otros.

En el año 1993 fue condecorada con el Premio Larios a su interpretación musical. Un año más tarde, en 1994, el Cabildo Insular de Tenerife le otorgó la medalla de oro de la Isla de Tenerife y, al siguiente, es condecorada por el rey Juan Carlos I con la cruz de Oficial de Isabel la Católica.

Además de su carrera como soprano, también destacó por su faceta de profesora, desarrollando una importante labor pedagógica durante más de veinte años, la cual simultaneaba con su actividad artística. Durante siete años ofreció clases en la Escuela Superior de Canto de Madrid. Llegó a ocupar posteriormente una cátedra, que conservó durante trece años, en la prestigiosa Escuela Superior de Música de Friburgo (Alemania).

Embajadora de las Bellas Artes de Tenerife, María Orán ha sido una figura clave para entender el auge de la denominada “música clásica” en las islas como maestra de una generación de jóvenes cantantes de ópera, además de una referencia indudable en diferentes acciones culturales como la convocatoria anual del Premio de Música que lleva su nombre y que presidía desde finales del siglo pasado.

El pasado día 3 de marzo la Fundación Caja Canarias le había dedicado un concierto homenaje en el Espacio Cultural Caja Canarias de Santa Cruz de Tenerife en el que tomaron parte destacados intérpretes de la escena operística canaria.

Con información de la revista de música clásica Codalario