Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Badajoz albergará el arte digital más prestigioso de Nueva York

El MEIAC consigue el prestigioso archivo de obras digitales y lo mantendrá a disposición del público internacional a través de la web

'Shadow Play', de Lily & Hongley.
'Shadow Play', de Lily & Hongley.

Turbulence.org el mítico archivo de net.art y arte digital, fundado en 1996 en Nueva York por las artistas Helen Thorington y Jo-Anne Green, se quedará en España, en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) de Badajoz. Tras mantener conversaciones con diferentes entidades, Turbulence ha optado por cerrar el acuerdo con el MEIAC, al que cede su fondo de forma permanente con el derecho de exhibirlo, la obligación de conservarlo y la única condición de mantenerlo en su conjunto, sin añadir, ni quitar ninguna obra.

“El MEIAC y Turbulence comparten una historia pionera en el campo del net.art y los medios digitales y el compromiso del MEIAC con la colección y conservación de estas obras es único. Con esta incorporación se convierte en líder no sólo en España, sino también a nivel internacional”, afirma la codirectora de Turbulence Michelle Riel, artista, investigadora y docente de Nuevos Medios en la Universidad de California, que ha viajado a Badajoz para firmar el acuerdo.

Turbulence, que desarrolló durante dos décadas un intenso trabajo de promoción del arte digital, mediante un articulado programa de producción de proyectos de artistas internacionales de reconocida trayectoria, consta de 230 obras originales y material documental de más de 20 piezas performáticas multimedia. Se trata de obras especialmente significativas, que marcan la evolución del arte en Internet, muchas de las cuales han sido galardonadas con premios prestigiosos como el Ars Electronica y expuestas en eventos como la Bienal del Whitney o de Venecia. A finales de 2016, el cierre anunciado por la administración Trump de la institución que lo financiaba, The National Endowment for the Arts, precipitó una situación económica ya duramente afectada por la crisis.

El discreto encanto de la tecnología

“La incorporación de Turbulence representa un paso muy importante en la estrategia de un museo, que fue el primero de los españoles en crear una galería virtual en el año 2000”, explica Antonio Franco, director del MEIAC, que desarrolló a nivel teórico los principios del Museo Inmaterial a través de encuentros, simposios, ensayos y muestras históricas como El discreto encanto de la tecnología, comisariada por Claudia Giannetti y coproducida con el alemán ZKM.

Flight Lines de Irons & Phiffer.
Flight Lines de Irons & Phiffer.

En estos años además de adquirir obras, organizar exposiciones y publicar libros, el museo extremeño ha creado NET-escopio, un visor de arte en red y a la vez un archivo en continuo desarrollo, destinado a reunir obras concebidas para Internet, para ponerlas a disposición del público en las mejores condiciones. “También implementamos la Red(e).Ib para la defensa de la nueva cultura digital iberoamericana en la red”, añade Franco. Actualmente el NET-escopio, creado por el artista y comisario argentino Gustavo Romano para el MEIAC, cuenta con unas 150 obras, a las que se suman las 230 de Turbulence. “Pocos museos del mundo disponen de una colección tan completa y representativa de un periodo y unas investigaciones tan importantes para el reconocimiento de estas nuevas prácticas artísticas”, asegura a este propósito el director.

Turbulence no pudo resistir el golpe de la crisis y el cierre por parte del Gobierno de Trump de la institución que lo financiaba

Si bien las obras de Turbulence se deben conservar como un conjunto, el museo puede presentarlas en exposiciones comisariadas, ofreciendo así nuevas lecturas y perspectivas del fondo. Es el caso de su presentación oficial con la muestra Memoria RAM, abierta en las salas del museo hasta el 25 de abril. “Este tipo de memoria, indispensable en todo dispositivo digital, se encarga de almacenar de manera temporal datos e instrucciones, que se pierden irremediablemente cuando el equipo se apaga.

Esta metáfora sirve para reflexionar sobre la misión de los archivos digitales, siempre amenazados por los peligros de la obsolescencia tecnológica”, explica Gustavo Romano, comisario de la exposición, que despliega una selección de obras sobre el concepto de lo efímero y de aquello que se puede almacenar y aquello que no, de artistas como Cory Arcangel, David Crawford, Michael Takeo Magruder y Amit Pitaru, entre otros.