Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton se une con un anuncio a las críticas a Trump en los Grammy

La excandidata a la presidencia de los Estados Unidos leyó un fragmento de 'Fuego y furia' en un número de la ceremonia de entrega de los premios

Hillary Clinton lee un fragamento de 'Fuego y furia' en imágenes proyectadas este domingo en la ceremonia de los Grammy.

La excandidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos Hillary Clinton apareció por sorpresa este domingo en la ceremonia de entrega de los premios Grammy 2018. Clinton fue la estrella de un número en el que varios músicos, John Legend, Cher y Snoop Dogg, entre ellos, aparecen en una grabación leyendo fragmentos del superventas Fuego y Furia: dentro de la Casa Blanca de Trump, el libro del periodista Michael Wolff, que retrata al presidente estadounidense como un líder caótico y bufón que gobierna el país por impulsos. Clinton leyó el pasaje sobre los hábitos alimenticios de Trump. 

El número parodiaba una audición de celebridades de la música que se disputaban un Grammy a narración oral leyendo fragmentos del libro que trata del primer año de Trump en la Casa Blanca. Clinton leyó la razón que Wolff esgrime para explicar el gusto de Trump por las hamburguesas de McDonald´s: "nadie sabe que va a ir y la comida está hecha con seguridad de antemano".  "Con esto me gano el Grammy", dice Clinton en la grabación tras leer su parte.

El cameo de Clinton fue inmediatamente respondido en el entorno del presidente. Su hijo, Donald Trump Jr., eligió Twitter para calificar la lectura como "premio de consolación" por perder la presidencia. "Cuanto más va Hillary a televisión, más se da cuenta el pueblo americano de lo impresionante que es contar con Donald Trump en la presidencia", añadió.

Nikki Haley, la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, también opinó en Twitter. En su opinión, Clinton "arruinó los Grammy". "Qué vergüenza", escribió en su tuit.

Trump presionó sin éxito para evitar la publicación de Fuego y furia, y una vez a la venta negó furiosamente su contenido. Su autor recogió durante 18 meses 200 testimonios de personas próximas al presidente, e incluso se reunió, aunque brevemente, con Trump, un personaje al que ya había entrevistado para Hollywood Reporter y al que solicitó directamente permiso para el libro. Trump califica la obra de "libro falso", lleno de "mentiras, distorsiones y fuentes que no existen".

Más información