Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
APUESTAS PARA UN AÑO CULTURAL

El bicentenario de Petipa y otros pasos de baile

El mundo de la danza recordará el legado del gran coreógrafo del estilo académico ruso

Marius Petipa, en una imagen de 1898.
Marius Petipa, en una imagen de 1898. Heritage Images/Getty Images

Este año que comienza estará para la danza marcado por una efeméride: el 200º aniversario del nacimiento de Marius Petipa, coreógrafo indiscutido como el más importante y trascendente en su repertorio de la historia del ballet occidental. Petipa nació en Marsella el 11 de marzo de 1818 dentro de una familia de bailarines y músicos, y murió en Gurzuf, cerca de Yalta, Crimea el 14 de julio de 1910 después de ser durante más de 60 años el creador y gestor más potente del ballet académico ruso. Para España y su historiografía del ballet, Petipa es muy importante, ya que pasó por Madrid (donde hizo varias temporadas) y conoció a fondo la danza española. Los actos por tan señera fecha comenzarán precisamente en marzo en San Petersburgo y continuarán por todo el orbe a lo largo del año. En Roma durante el verano se desarrollará un congreso internacional organizado por universidades francesas, rusas e italianas, y en París habrá una exposición con materiales que se atesoran en las Bibliotecas Nacionales de Francia.

El 3 de febrero el bailarín Sergei Polunin (Jersón, Ucrania, 1989) se presentará con un grupo de artistas rusos y británicos en el Teatro Regio de Parma con un nuevo espectáculo que mejora el estrenado el pasado diciembre en el Teatro Coliseum de Londres y donde bailará una nueva versión de su Narciso. El llamado “niño terrible y díscolo” del ballet mundial ha insinuado que abandonará los escenarios, con lo que estas funciones europeas podrían ser la última oportunidad de verle bailar, aunque con Polunin nunca se podrá estar seguro de nada.

El Teatro Real de Madrid tendrá en 2018 dos programas de interés en el ballet. Primero los días 20 y 21 de abril la Dresden Frankfurt Dance Company que dirige el italiano Jacopo Godani (La Spezia, 1972) presenta un programa mixto con coreografías del propio Godani sobre músicas de Béla Bartók y Maurice Ravel. Después, con seis funciones entre el 18 y el 22 de julio, el Royal Ballet de Londres mostrará su nueva producción de El lago de los cisnes donde se mantienen las coreografías adicionales históricas de Frederick Ashton, pero con la nueva incorporación de materiales de la más joven promesa de la coreografía neo-académica británica: Liam Scarlett (Ipswich, 1986).

En octubre la Compañía Nacional de Danza estrenará Cascanueces con coreografía de su director José Carlos Martínez en Baluarte Pamplona (Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra), producción que luego se llevará a la capital en diciembre. Será la segunda vez que la compañía titular española de ballet asume este clásico, que ya se presentó en forma de suite con coreografía de Ray Barra en el Teatro de La Zarzuela en octubre de 1987 cuando la agrupación se llamaba Ballet del Teatro Lírico Nacional.