Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y fuimos todos contra todos

Tomás Cabané estrena en España, en castellano, a Philipp Löhle, uno de los autores alemanes actuales de mayor proyección internacional

Los actores de 'El viento hace la veleta' en un momento de la obra.
Los actores de 'El viento hace la veleta' en un momento de la obra.

“El teatro es el corazón de la ciudad”, reza el luminoso que corona el Stadttheater de Friburgo de Brisgovia. No es una frase retórica. Los teatros públicos alemanes, sostenidos por los länder y los ayuntamientos, están obligados moralmente a bombear sangre que oxigene el cuerpo social y prevenga los ictus. La obra de Philipp Löhle (1978) es un anticoagulante eficaz.

El viento hace la veleta

Autor: Philipp Löhle.

Traducción: Francisco Díaz Soler.

Intérpretes. Iván Luis, Inma Garzía, Eloi Costa, Ana Carril.

Luz: Ángel Salamanca.

Dirección: Tomás Cabané.

Madrid. Nave 73, hasta el 27 de diciembre.

Nacido en Ravensburg en 1978, Löhle se dio a conocer internacionalmente con Alias Gospodin, comedia hilarante sobre la imposibilidad de mantenerse al margen de un sistema que enquista toda disensión. Corsarios, su obra siguiente, traza un paralelismo entre la desestructuración de una familia y el cambio climático. En Das Ding (La cosa), título alusivo a una conferencia de Heidegger, sigue los pasos de una flor de algodón desde que es cultivada en África hasta su regreso convertida en camiseta, cuya confección en China, exportación y uso provoca un efecto mariposa que altera la vida de una pareja alemana, unos ganaderos rumanos, un agricultor argentino y un rosario de personajes cuyos problemas se entrelazan con la crisis económica.

En Ceros y unos, lo personal y lo global vuelven a entrelazarse en la figura de Moritz, trabajador de una empresa que reúne y analiza, cual NSA, toda suerte de datos y comunicaciones. Las obras de Löhle, escritas desde 2008 como dramaturgo residente en el Teatro Gorki de Berlín y en el Nationaltheater de Maguncia, se han estrenado de inmediato en el Deutsches Theater berlinés; el Théâtre de La Colline, de París; el Katona József, de Budapest; el Piccolo, de Milán, y en Praga, Buenos Aires, Toronto, Londres, Tallin…

En España, ha tenido que ser la joven compañía Malala Producciones, dirigida por Tomás Cabané, de 24 añitos, quien estrene en castellano una obra de Löhle, El viento hace la veleta: poético título para un texto inspirado, una puesta en escena certera y una interpretación afilada, homogénea pero plural. A través de una familia media, Lhöle nos cuenta el tránsito desde el tiempo previo a la reunificación alemana, donde el trabajo bien remunerado era abundante, hasta el mundo globalizado batido por un vendaval financiero que aleja el horizonte y agria las relaciones personales.

La obra y el sencillo montaje de Cabané están tocados por el humor: con alegría, transmiten una realidad áspera y una visión bien informada de nuestro tiempo. Con inspirada ligereza, los cuatro actores encarnan un abanico de personajes optimistas progresivamente atribulados. Eloi Costa interpreta con facilidad vertiginosa la trayectoria vital de Tim, niño con la ingenuidad intacta, enseguida preadolescente romántico y finalmente joven presto a hacer lo que convenga. Inma García encarna a Sibbi, su hermana mayor, con ímpetu envidiable, radiante encanto y sintonía fraternal. Ana Carril transita desde la armonía a la crisis con fluidez, energía y rigor. Iván Luis transmite una imagen crecientemente proteica del padre, adalid de un sistema de valores orillado. El público de una función de a diario salió favorablemente sorprendido.

Más información