Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castellón expone las creaciones más marcianas

La Feria de Arte Contemporáneo MARTE abre para proyectar las últimas tendencias del sector y convertirlas en producto cultural de consumo accesible

La artista Carol Solar, sentada sobre su obra 'El trono de la vanidad'. Ampliar foto
La artista Carol Solar, sentada sobre su obra 'El trono de la vanidad'.

Castellón aterriza en MARTE. Durante tres días —hasta el domingo 19— el Auditorio y Palacio de Congresos será epicentro del arte contemporáneo. Proyectará al mundo las últimas tendencias del panorama artístico nacional. Exhibirá la obra de referentes como Jesús Zurita, Santiago Talavera, Marcel Pey, Nuria Torres, Ruth Morán o Yolanda Domínguez, junto a performances imposibles —y reivindicativas desde el mutismo más severo— como la de Miss Beige. Transferirá cultura. Hará que el arte contemporáneo se enfrente al público global y este pueda virar hacia el coleccionismo. Y baremará el estado de salud de un sector, el de las ferias de arte, que mueve en España más de 127 millones de euros al año, según datos del Informe de Arte y Mecenazgo de La Caixa 2017. Arranca la cuarta edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo MARTE, la única de sus características en la Comunidad Valenciana y que la publicación especializada en arte contemporáneo Latamuda sitúa entre las diez más destacadas de España.

Los promotores de la Feria MARTE, con una quincena de coleccionistas nacionales e internacionales confirmados, prevén atraer a más de 7.000 personas en esta edición con una oferta que suma 20 galerías. En el horizonte, un reto: estrechar lazos con la Biennale Internacional de Escultura de Ube (Japón), uno de los circuitos de escultura contemporánea más importantes del mundo y que este año pisa MARTE. Los directores de la feria, Enrique Bocángelus y Joan Feliu, aseguran que esta presencia permitirá no sólo “ver con mayor proximidad las propuestas que allí se ofrecen, sino que es una oportunidad inigualable para exportar artistas que puedan llegar a participar en la Biennale y abrirse paso en uno de los mercados e iniciativas más destacadas del ámbito actual del arte”.

Paseando por los pasillos de MARTE, frente al espacio de la galería madrileña Herrero de Tejada, está el ceutí Jesús Zurita, artista invitado de la feria, en la que exhibe su trabajo más reciente. Dibujos en formato macro en los que trabaja “en profundidad” los recursos gráficos “para que el diálogo con el público sea posible, para que el espectador, en la breve convivencia con la obra que se da en este tipo de eventos, fije una relación intensa con ella”, explica a EL PAÍS. Reconoce que MARTE no es una feria de arte al uso. “Este mundo es bastante rígido. Pero aquí hay un ambiente de cordialidad y cercanía que se agradece. Se está bien”, sonríe.

‘Democratizar’ el acceso al arte es uno de los objetivos de la muestra. Empezando por los precios de las obras, con un rango medio que oscila entre los 1.000 y los 9.000 euros, confirman los organizadores. Una idea que aplaude Nuria Torres, escultora barcelonesa y la apuesta de N2 Galería. “El arte tiene que llegar a todo el mundo; falta cultura en este país en lo que a las ferias de arte se refiere”, explica con la selección de esculturas-globo de porcelana y mármol y personalizadas con máscaras y bocas a sus espaldas. “Mi obra gira en torno a elementos cotidianos que transformo con toques de realismo”, indica. Muy cerca de ella, entre el revuelo que genera su trono colorista al estilo ‘Alicia en el País de las Maravillas’ está Carol Solar, que acerca de la mano de la galería almeriense Silves Arte Contemporáneo sus obras textiles. La artista chilena aborda el fenómeno de las redes sociales y saca sus miserias con el proyecto ‘El Sitio de #carolsolar’. Un gran trono de la vanidad preside la escena para que el espectador se acomode y “disfrute del placer de los ‘likes’ que otorgan las redes sociales, de sus cinco minutos de fama”. Junto al trono, obras textiles en pequeño formato para aliñar los selfies sobre el trono central.

Entre las singularidades de MARTE –un nombre “un tanto marciano” que fusiona el MAR Mediterráneo de su sede con el ARTE- figura la de haber sido siempre una feria cien por cien comisariada. “Para participar hay que pasar el filtro de uno de los comisarios que opte por la selección de ciertas galerías y artistas. Así garantizamos la calidad de la obra expuesta al visitante, al coleccionista, al galerista y, por supuesto al espectador”, apuntan sus codirectores.

Más dosis de idiosincrasia. Es una de las pocas ferias de arte que opta por el concepto ‘only project’: una galería/un artista emergente, o no, sobre el que apostar al todo o nada. Este año son 20 los espacios que se congregan en el eje central de la feria, MarteCurated, procedentes de diferentes puntos de la geografía española. Además del ‘only project’ les unen su apuesta por alternativas artísticas de vanguardia y la vocación de generar una masa crítica con la mirada del arte que proponen.

Cuatro llegan desde Barcelona: Galería Sicart (con Ruth Morán), N2 Galería (Nuria Torres), Juan Naranjo Galería de Arte&Documentos (Marcel Pey) y Olivart Art Gallery (Anna Llimós). Dos propuestas se suman desde Valencia: Galería Shiras (Anna Vernia) y Alba Cabrera, con el proyecto de Calo Carratalá. También estará presente Mallorca (Galería Addaya, Fermín Jiménez); Gijón (Espacio Líquido, con Teresa Moro); Salamanca (Espacio Nuca, con Nekane Manrique); Huercal-Overa (Almería) con Galería Silves Arte Contemporáneo y la artista Carol Solar; Huesca con La Carbonería (Altea Grau); Zaragoza (Galería Antonia Puyo y la obra de Cristina Silván); Alarcón (Cuenca) con la controvertida propuesta de El Museo del Ruso y el autor Jorge Carla; y Madrid con la archiconocida Herrero de Tejada, la única que aporta dos artistas: Eloy Arribas y Jesús Zurita. A ellas se suman Menuda Galería y Aula Nómada, surgidas de proyectos con origen en Castellón, y la oferta de Naranjas con Arte (Vila-real), que exhiben los proyectos de Carlos Asensio, Santiago Talavera y José Ferrando, respectivamente.

Propuestas vanguardistas

El programa complementario de la muestra pivota entre los espacios MarteLab, MarteMusic, MarteEditorial y MarteSocial. Aquí se concentran las propuestas culturales más vanguardistas y disparatadas de la mano de personajes merecedores de los mismos adjetivos. Uno de los más singulares de la feria, y de MarteSocial en concreto, es Miss Beige, un personaje creado por la actriz londinense Ana Esmith para reivindicar el derecho de toda mujer a no estar perfecta todo el tiempo y a jugar con la propia imagen. Llega con sus performances capaces de denunciar desde el mutismo más severo las cosas que no le gustan de la sociedad del momento.

A MarteSocial se une la también performer y poetisa Violeta Nicolás, que ha preparado una pieza muy especial que presentará el sábado (18.00 horas) por primera vez al público junto a su hermana Miriam que tiene Síndrome de Down; el arte performativo de Miguel Andrés, uno de los artistas del género españoles más laureados del momento y que traerá un art work shop; o la artista Yolanda Domínguez con la acción participativa Gym Wim Session sobre el triunfo del femenino.

El efecto curativo del arte, el binomio arte e inteligencia artificial; o las formas de integrar el entorno en la visión artística son algunos de los temas que saltarán a MarteLab, otro de los espacios que complementan la feria más ‘marciana’ del panorama artístico nacional. Hasta el domingo, en Castellón.