Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Castellón a Marte

Más de 150 artistas 30 países exponen en la primera Feria Internacional de Arte Contemporáneo

Concierto de inauguración de la Feria Internacional de Arte de Castellón. Ampliar foto
Concierto de inauguración de la Feria Internacional de Arte de Castellón.

Castellón es desde el jueves la capital de Marte. Así se ha denominado a la primera Feria Internacional de Arte Contemporáneo que acoge la ciudad y que aspira, según sus organizadores, a ser todo un referente a nivel nacional. Enrique Bocángelus, director de esta cita (junto a Joan Feliu), explica que la feria nació con la idea de “agitar” y de lograr un punto de encuentro entre el ciudadano de a pie que dice no entender el arte contemporáneo con aquel arte “clasista” que tiene su razón de ser en esa incomprensión ciudadana. “Tenemos que triturar estos dos muros, todos tenemos que disfrutar del arte”, dice Bocángelus.

La primera “locura” (o marcianada) ha sido organizar una feria de este tipo en Castellón, dice el codirector. “Es una locura importante porque estos eventos tienen su mercado en ciudades más importantes, pero, ¿y por qué no Castellón?”, se pregunta.

Los primeros indicios de que Marte se estaba acercando a la capital de La Plana se vieron el pasado fin de semana. Los vecinos se levantaron con el impacto de ver en una de las principales plazas de Castellón varios vehículos y mobiliario urbano aplastados por bloques inmensos que simulaban meteoritos. Se trata de una instalación de Trashformaciones, de los hermanos Pablo y Blas Montoya.

La primera edición de la Feria ha reunido a más de 150 artistas de 43 galerías de treinta países distintos que presentan sus obras en los cinco espacios diferenciados instalados en el Palau de la Festa de Castellón hasta el domingo. Bocángelus destaca especialmente el Curiosity Space dedicado al videoarte. “Hemos conseguido reunir a 34 artistas de 20 países y es lo mejor que hay a nivel internacional en este tipo de arte”, afirma. En este espacio habrá pases de galerías como Nube Cultural (Perú), Convergencia Gráfica (México), Dyne (México), Comitán Catorce (México), OSP (Perú), Studio Verve (India), CCFV (Perú), QCO (USA), Tembe (Argentina), Vacui Spacii (Argentina), Alter Ego (Ecuador), Martadero (Bolivia) y Caracol Studio (Argentina), entre otros.

En el Base Space hay muestras de galerías como Cavecanem de Sevilla con fotografías de Laura León, reportera gráfica de The New York Times, Der Spiegel, Le Monde y Times Magazine. MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería) expondrá obras de Marie-Pierre Guiennot, Tomás Cordero, Nora Schöpfer, Jerónimo Muñoz, Carmen Pascual, Fernando Barrionuevo, Juan Morante, Antonio de Diego Arias, Toña Gómez, Pedro Cuadra González, Fernando Baños, Manuel Vázquez Domínguez, Belén Mazuecos y Javier Navarro Romero. Así, hasta contar quince galerías principalmente nacionales.

Con Laboratory Space los directores han organizado “reuniones informales” donde se hablará, por ejemplo, de la evolución del arte con finalidad social, coleccionismo, la conservación del arte… En Social Space habrá conciertos, danza y performances, entre otros actos.

“Hemos estado dos años organizando la Feria, empezó siendo algo muy pequeño y ha acabado por ser una bestialidad de la que estamos orgullosos”, comenta el codirector. Con Marte, explica, buscan también implicar al 50% a administraciones públicas y empresas privadas. “También el sector privado debe darse cuenta de la importancia de patrocinar arte”.

Marte tiene también como objetivo la venta de obras. “El fin de la feria es comercial, hay que vender y hay que decirlo sin complejos porque debe ser así”, comenta. Tras el primer día de feria (abrió ayer), asegura que el balance, de momento, es positivo.

La Feria Internacional ha nacido también con un ‘manifiesto marciano’ en el que destacan varios principios. ‘Las personas crean arte para perdurar’ y ‘el arte es responsabilidad de todos’ son dos de ellos. “No nos podemos quitar de en medio, todos somos responsables porque es una actividad humana ante la vida”, afirma Bocángelus.