Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez condena a Pilar Abel a pagar costas por su “temeridad” tras quedar probado que Dalí no es su padre

Los restos mortales del pintor catalán tuvieron que ser exhumados para extraerles el ADN

Pilar Abel, durante el juicio en el que pidió ser reconocida como hija de Dalí. Foto: JAIME VILLANUEVA

El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Madrid ha desestimado la demanda de paternidad formulada por María Pilar Abel Martínez como supuesta hija del pintor Salvador Dalí por la "temeridad que supuso el hecho de que, una vez tuvo conocimiento del resultado de la prueba biológica, contundente en sus conclusiones, ni desistió del procedimiento en dicho momento ni pidió en el acto del juicio oral que compareciera el equipo que realizó la prueba si estaba en desacuerdo con sus resultados". Por eso, la condena a pagar las costas del proceso según solicitó la Fiscalía y a la que se sumó la Abogacía del Estado y la Fundación Gala-Salvador Dalí.

La sentencia absuelve al Ministerio de Hacienda y a la Fundación Gala-Salvador Dalí que en la vista se aferraron a la fiabilidad del "cien por cien" de la prueba biológica, hecha por duplicado para evitar sospechas de parcialidad.

"Tengo la justicia gratuita, ¿qué quieres que pague?", ha dicho Abel tras conocer el texto del juez. También ha insistido en que consideran que la cadena de custodia de los restos de Dalí se rompió y que no tienen ninguna garantía que las pruebas se hicieran de las muestras obtenidas en Figueres.

El juez, no obstante, recuerda que la sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de apelación en el plazo de 20 días ante la Audiencia Provincial de Madrid, algo que el letrado de Abel, Enrique Blánquez, ha confirmado que realizará. Blánquez también ha apuntado la "rareza" de pedir el pago de las costas en un proceso de filiación. A pesar de que hasta el momento no se ha puesto una cantidad, calcula que podría ascender a unos 7.000 euros. En cuanto a su pago, ha explicado que Abel dispondría de un periodo de tres meses para hacerle frente, y si se declarara insolvente al final la ejecución no prosperaría y se condonaría la deuda.

El juez ha hecho valer el resultado de la doble prueba de ADN practicada a los restos mortales del pintor catalán, que tuvieron que ser exhumados y que permiten excluir "sin ningún género de dudas" a Dalí como padre biológico de la demandante. Los restos del artista fueron exhumados por orden del juez el pasado 20 de julio de la cripta del Teatro-Museo de Figueres donde fue enterrado, pero los expertos del Instituto Nacional de Toxicología, tras cotejarlos con muestras de saliva de la mujer, concluyeron que "los resultados obtenidos permiten excluir a Dalí como padre biológico de Pilar Abel".

El juez señala en su texto que la demandante no pidió en el juicio la comparecencia de los profesionales del Instituto Nacional de Toxicología que realizaron las pruebas ni desistió de continuar con la causa en aquel momento, pese a manifestar en la vista oral su desacuerdo con las mismas y cuestionar la cadena de custodia de las pruebas de ADN. El juez considera acreditado que Pilar Abel fue inscrita en el Registro Civil como hija no matrimonial de Antonia Martínez y Juan Abel "no aportándose con la demanda prueba alguna de que los meses previos a su nacimiento (el 1 de febrero de 1956) su madre mantuviera ningún tipo de relación con Salvador Dalí".

Dice el juez que "no solo no hay testigo sino documento alguno" que acompañe la demanda, más allá de un acta notarial de una tercera persona que aseguró que la madre de la demandante le comentó que en su juventud mantuvo una relación sentimental oculta con el pintor, fruto de la cual nació la demandante.

Igualmente considera que "las pruebas de ADN presentadas (por Pilar Abel) no tienen validez alguna ya que se llevaron a cabo con material de dudoso origen y sin ningún control que garantice la fiabilidad".

Al término de la vista oral, la demandante manifestó a los medios sentirse "muy bien aunque decepcionada" por las "mentiras" que se dijeron en la Sala, al tiempo que cuestionó las pruebas de ADN. "No me creo nada después de lo que visto hoy", aseveró.

Pese a que no se atrevió a defender absolutamente que ella es hija de Dalí, sí anunció su intención de "seguir luchando" y acudir a Estrasburgo para recurrir la sentencia, que ya dio por perdida.

Más información