Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Savater: “Hay una cobardía generalizada en España, también entre los intelectuales”

El filósofo y escritor gana el Premio Antonio de Sancha 2017 de la Asociación de Editores de Madrid

El escritor y filósofo Fernando Savater en 2016.
El escritor y filósofo Fernando Savater en 2016.

"Los intelectuales somos como las putas: vivimos de gustarle a la gente", ha sentenciado el filósofo y escritor Fernando Savater este martes. El autor de Ética para Amador se ha pronunciado así en la rueda de prensa en la Asociación de Editores de Madrid que le ha otorgado el Premio Antonio de Sancha 2017. La institución reconoce “su trayectoria personal e intelectual” y “su defensa del libro y la cultura como elementos indispensables en la educación y en el desarrollo intelectual y ético de las personas”.

Las palabras de Savater se enmarcan en una crítica que ha hecho a la actuación de los intelectuales españoles respecto a la coyuntura que se vive en Cataluña. “Nadie quiere dejar de gustarle a una mayoría”, ha afirmado, convencido de la falta de reflexión de los pensadores en este momento político crucial. A su entender, “hay una cobardía generalizada en España, también entre los intelectuales”, que hace a los eruditos “arrastrarse” con tal de no perder adeptos. “Esa es la enfermedad que los intelectuales han desarrollado en este país”.

Savater (San Sebastián, 1947) ha considerado que el referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña es “una agresión a la ciudadanía de los españoles”. El escritor no piensa que haya una nación catalana, sino exclusivamente “en un sentido cultural”. En un breve repaso de la historia de Cataluña, ha concluido que su separación de España sería como “volver a una época medieval”. “Que no vuelvan los privilegios feudales”, ha expresado.

Lectura inagotable

Autor de más de medio centenar de obras, ensayista, articulista en EL PAÍS, Savater se ha lamentado de que su capacidad de seguir produciendo textos se haya agotado. “No es que no quiera escribir, es que no puedo”, ha reconocido. Así ha ratificado lo que venía anunciando desde la publicación de su última obra, Aquí viven los leones, en 2015. “La fuente se secó definitivamente y no habrá más libros”, ha dicho conmovido. Aun así, no pretende abandonar su mayor afición: “Yo de lo único que no me jubilo es de leer”. Sus lecturas predilectas las encuentra en la literatura francesa, aunque ha contado que cada verano relee alguno de los libros de Pío Baroja, su favorito.

Savater ha agradecido el reconocimiento del galardón, aunque ha afirmado que “las condecoraciones no hay que pedirlas, rechazarlas ni ponérselas”. También ha admitido sentirse afortunado de que le otorguen premios por hacer algo que le gusta, como es el hecho de leer. Por eso mismo, le cuesta creer que haya personas que no disfruten de la lectura y, en ese sentido, no sabe qué decirle a la gente para invitarla a adentrarse en los libros, sino solamente a través del ejemplo. “Los libros son como las medicinas”, ha sugerido, “hay que consumirlos según lo que le duela a uno”.

El Premio Antonio de Sancha se otorga anualmente a personalidades destacadas en la promoción y la defensa del libro y la lectura, en homenaje al considerado como el primer editor español. Entre los ganadores de ediciones anteriores se encuentran el poeta Luis Alberto de Cuenca (2016), la historiadora Carmen Iglesias Calvo (2015), el filósofo Emilio Lledó (2014) y el Nobel hispanoperuano Mario Vargas Llosa (2013).

Más información