Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Julio Iglesias portugués’, acusado de ser un plagiador recalcitrante

El Ministerio Público luso culpa a Tony Carreira de adjudicarse música y letras de artistas como Pimpinela y Hervé Villard

Tony Carreira. En vídeo, la canción "A saudade de ti".

Tony Carreira es a Portugal lo que Julio Iglesias para España. Un ídolo del público romántico que llena auditorios, tanto en el país luso como en su segunda patria, Francia. El ídolo, sin embargo, parece que copiaba canciones y se las ponía a su nombre, según un exhaustivo informe del Ministerio Público, que ha difundido la agencia oficial Lusa, y que deja lugar a pocas dudas. La investigación se inició por una denuncia de la Compañía Nacional de Música que, el portavoz del cantante califica de “oportunista e injustificada”

Tony Carreira (Pampilhosa de Serra, 1963) enamora a su auditorio con canciones como Después de ti no hay nada, Llévame al cielo, Si despierto y no está, muero; pues resulta que tales canciones y otras más hasta un total de 11 eran plagios del cantante en colaboración con el compositor Ricardo Landum, quienes “se arrogaron autores de obras ajenas”, según el Ministerio Público.

Carreira lleva más de 30 años en la industria musical, ha publicado 20 álbumes, posee 60 discos de platino y en total ha vendido más de cuatro millones de discos, principalmente en Portugal y Francia, cuyo Gobierno le distinguió el pasado año con la Orden de Caballero de las Letras.

La acusación -que ha utilizado peritos musicales para probar las copias- señala que las prácticas de Carreira-Landum eran habituales desde 2012, por lo menos. “Los imputados aprovechan la matriz de obras ajenas utilizando la misma estructura, armonía, ritmo y orquestación y a veces hasta la propia letra de la canción extranjera, que traducen, obteniendo un trabajo que no es más que la reproducción parcial del original”.

El Ministerio Público relata que Tony Carreira “conocedor de la falta de consentimiento para apropiarse de obras originales, cambió su participación en tres canciones de ‘autor’ a ‘adaptador’ en la Sociedad Portuguesa de Autores cuando fue advertido de su falsa autoría.

La acusación ha comparado las pautas musicales originales, muchas de ellas francesas y latinoamericanas, como Después de ti qué, del cubano Rudy Pérez, que versionó también José Feliciano. Pérez ha trabajado para artistas como Gloria Estefan y Julio Iglesias. En la versión de Carreira la canción se transforma en Después de ti no hay nada.

En el caso de Si despierto y no estás, me muero se basa en Me muero, de los argentinos Lucía y Joaquín Galán, más conocidos como el dúo Pimpinela. Carreira también se fijó en franceses como Hervé Villard (autor del famoso Capri, c’est fini), en este caso para apropiarse de su canción El idiota, que la denuncia identifica con la canción de Carreira Sueños de niño.

La representación del artista, Regi-Concerto, ha emitido un comunicado en donde señala que es una “queja oportunista e injustificada de la CNM que no representa a ningún autor o artista envuelto en las obras en causa. Ningún autor o artista ha presentado quejas. Las cuestiones pasadas de derechos de autor fueron resueltas en su tiempo con quien tenía derecho”.

En 2013, Carreira llegó a un acuerdo con las entidades que reclamaron sus legítimos derechos de tres de sus canciones mientras que para las ocho restantes, Carreira insiste en que es el autor, aunque ahora deberá presentar alegaciones a la imputación del Ministerio Público.