Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía saca a la superficie la iglesia románica de Cenera de Zalima en el embalse de Aguilar de Campoo

El edificio de finales del siglo XII pertenece a un pueblo de Palencia que quedó sumergido en las aguas en los años 60

Capiteles romanicos de la antigua iglesia de Cenera de Zalima en el embalse de Aguilar, en Palencia.
Capiteles romanicos de la antigua iglesia de Cenera de Zalima en el embalse de Aguilar, en Palencia. EL PAÍS

La sequía ha sacado a la superficie en el embalse de Aguilar del Campoo, en Palencia, la antigua iglesia de Santa Eugenia de Cenera de Zalima, un edificio románico del finales del XII y principios del XIII, perteneciente a una localidad que quedó sumergida en los años 60 por las aguas.

“Lo curioso es que no se ve habitualmente porque las aguas no bajan tanto”, dice Carmen Molinos, directora de comunicación de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, que se encarga del estudio, restauración y difusión del patrimonio románico y han publicado la Enciclopedia del románico en la Península Ibérica. Para esta fundación trabaja el historiador César del Valle y reconoce que tiene algo de hallazgo. “No es un hallazgo espectacular, pero es un hallazgo. Documentalmente no sabíamos que existiesen capiteles románicos. Son sencillos, de hacia el siglo XIII. No los teníamos recogidos y ahora ya sí”.

El historiador de la fundación también recuerda que varios pueblos de la zona de Aguilar desaparecieron por la construcción del embalse. “Fueron Quintanilla de la Berzosa, de la que tenemos registrado una casa e iglesia, Villanueva del Río Pisuerga, con un puente medieval y una iglesia románica que se llevó a Palencia, Frontada y Cenera de Zalima”.

La antigua iglesia de Cenera de Zalima en el pantano de Aguilar de Campoo, Palencia.
La antigua iglesia de Cenera de Zalima en el pantano de Aguilar de Campoo, Palencia. EL PAÍS

José María Pérez Peridis, dibujante y humorista de este periódico, es arquitecto y uno de los mayores expertos en románico de España y también comenta cómo estas localidades sufrieron las consecuencias del desarrollo industrial de los embalses. “Todos los pueblos de por allí tienen iglesias románicas. Es una de las mayores concentraciones de románico del mundo. El pueblo de Cenera de Zalima se desalojó por los años 60. Fue una inundación en toda regla. Quedaron por la zona del pantano unas seis u ocho iglesias románicas Mucha piedra de la iglesia de Cenera de Zalima se la llevaron para reconstruir otros edificios de la zona”.

De esta iglesia se rescató una portada románica que fue instalada en una de las dependencias del castillo de Monzón de Campos. “Una portada que es muy bonita”, apunta Peridis. Antes de la construcción del embalse, en 1963, se conservaba aún de la primitiva fábrica la espadaña y un conjunto de canecillos de proa de nave.

Otras apariciones en embalses

Un antiguo pueblo aperece tras la sequía del embalse riojano de Mansilla.
Un antiguo pueblo aperece tras la sequía del embalse riojano de Mansilla. EFE

Las apariciones de monumentos y edificios antiguos en embalses es un fenómeno que acontece en escasas ocasiones, sobre todo en tiempos de extrema sequía. El descenso de caudal del río Tajo ha descubierto el ilustre Balneario de La Isabela, construido por Fernando VII en el siglo XIX. Los restos de este pueblo-balneario se disponen en las cercanías de las localidades de Cañaveruelas y Sacedón, en la provincia de Guadalajara. Lo mismo ha pasado en el embalse leonés de Barrios de Luna. El río Órbigo-Luna inundó 16 pueblos, caso de Arévalo, Campo de Luna, La Canela o Ventas de Mallo, y hoy se pueden ver sus últimos tabiques, que lucen al sol tras muchos años a remojo.