Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres cuadros del Louvre, dañados por la lluvia

El museo descuelga otras seis obras a título preventivo para analizar los daños provocados por un violento temporal. En esa lista hay lienzos de Poussin y La Tour

'La Primavera', también conocido como 'Adán y Eva en el Paraíso terrenal' (1660-1664), de Nicolas Poussin.
'La Primavera', también conocido como 'Adán y Eva en el Paraíso terrenal' (1660-1664), de Nicolas Poussin.

Tres cuadros pertenecientes a las colecciones del Museo del Louvre quedaron dañados por las fuertes lluvias que sacudieron el territorio francés a principios de esta semana, según anunció la pinacoteca parisiense en un comunicado publicado ayer jueves en Twitter. El agua del temporal se infiltró, durante la noche del domingo al lunes pasado, en varias salas del museo, que procedió a retirar las tres obras afectadas y descolgó otros seis lienzos “de forma preventiva”.

Las tres obras afectadas, en las que se han detectado manchas de agua, son dos de los lienzos de la serie Las cuatro estaciones, de Nicolas Poussin –los pertenecientes a la primavera y el otoño– y El triunfo de Mardoqueo, un cuadro de gran formato de Jean-François de Troy, pintor francés del periodo rococó. Entre las seis obras descolgadas de forma preventiva, que estaban expuestas en salas donde el museo ha encontrado marcas de lluvia en las paredes, hay cuadros de Georges de La Tour y Eustache de Le Sueur, además de los dos lienzos restantes de la tetralogía de Poussin. El museo espera recibir “el informe de los restauradores” para conocer “la situación precisa de esas obras”.

Además, el Louvre decidió cerrar las salas dedicadas al arte del Islam y las del Oriente del Mediterráneo durante la época romana, donde el museo tendrá que intervenir para reparar los desperfectos provocados por la lluvia. Otros espacios afectados por el temporal incluyen el guardarropía, los vestuarios de los trabajadores y uno de los cafés del museo, aunque ninguno de esos espacios ha sido clausurado.

Esta es la segunda vez, en poco más de un año, que el Louvre se ve afectado por las lluvias. En junio de 2016, el museo tuvo que cerrar sus puertas al público durante cinco días y se vio obligado a evacuar una superficie de más de 8.000 metros cuadrados, donde se encontraban cerca de 200.000 obras, frente a una espectacular crecida del Sena, que llegó a superar los seis metros de altura. Fue la primera vez que el Louvre desalojaba las obras de su colección desde la Segunda Guerra Mundial, cuando un alto funcionario del museo, Jacques Jaujard, logró extraer y proteger 4.000 obras ante la llegada de los nazis. Para evitar nuevas emergencias, el Louvre ultima la creación de un nuevo depósito en Liévin, en el norte de Francia, que le permitirá proteger mejor las obras que ahora están situadas en zonas inundables del museo, situado junto al Sena y con numerosas salas subterráneas. El nuevo almacén debería estar terminado en 2018.