Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tesoro artístico se dirige a España

El multimillonario cubanoestadounidense Roberto Polo proyecta instalar en Toledo y Cuenca su colección de 7.000 obras desde las vanguardias históricas hasta la creación actual

Obra de Max Ernst de la colección Polo. Ver fotogalería
Obra de Max Ernst de la colección Polo. EL PAÍS

La colección de arte moderno y contemporáneo del multimillonario cubano-estadounidense Roberto Polo (La Habana, 1951), integrada por más de 7.000 obras, ya tiene un destino: las ciudades de Toledo y Cuenca, privilegiadas beneficiarias de una donación sin precedentes en España. El Convento de Santa Fe –del siglo XIII-, situado en el casco histórico de Toledo junto al Museo de Santa Cruz, y el viejo edificio del Archivo Provincial de Cuenca –del siglo X-, antigua sede del Tribunal de la Inquisición, acogerán a partir del verano de 2018 este tesoro de pintura, escultura y fotografía.

El conjunto será expuesto de forma rotatoria durante un período mínimo de 15 años. La idea de Roberto Polo es ir haciendo donaciones definitivas de obras y, al final, ceder a España su colección completa de 7.000 piezas. Esta se centra por un lado en las vanguardias históricas del centro, este y norte de Europa y Estados Unidos, muy poco representadas en las colecciones españolas (la mayor parte de los artistas que vendrán no tienen obra en España), y recorre desde finales del siglo XIX hasta hoy mismo. En él figuran auténticas estrellas del arte moderno europeo del siglo XX como Laszlo Moholy-Nagy, Karl Schmidt-Rottluff, Oskar Schlemmer, Kurt Schwitters, Max Ernst, George Vantongerloo o Paul Joostens. También pintores y escultores vivos de la escuela estadounidense, como es el caso de Larry Poons, Martin Kline, Ed Moses, Karen Gunderson o Melissa Kretschmer, así como del arte belga actual, casos de Jan Vanriet, Mil Ceulemans o Werner Mannaers. Polo no informa del valor estimado de su colección (“nunca cifro mis colecciones en dinero, sino en calidad”, sostiene), pero la póliza de su seguro asciende a 50 millones de euros. Además, Polo donará a España parte de su fabulosa biblioteca personal, formada por miles de volúmenes, muchos de ellos primeras ediciones, sobre temas relacionados con la historia y la teoría de las artes plásticas del siglo XX.

Roberto Polo explica los motivos de su donación.

Esta histórica cesión del gran mecenas, filántropo y exsocio mayoritario de la casa de subastas Sotheby’s se realizará de forma gratuita, sin contrapartida económica alguna ni para el Estado español ni para la Junta de Castilla-La Mancha, cuyo presidente, el socialista Emiliano García-Page, ya ha aprobado oficialmente la operación. España será, así, depositaria de una de las grandes colecciones de arte actual a nivel mundial.

“Esta operación es la prueba de que, cuando las cosas se hacen con cabeza –y con un poco de suerte, porque no siempre te encuentras a un coleccionista así- ni las arcas públicas estatales ni las autonómicas tienen que efectuar enormes desembolsos”, comenta una de las personas que ha estado en el centro de la Operación Polo y que prefiere quedar en el anonimato. En 1993, el Estado pagó 45.000 millones de las antiguas pesetas, más el coste de rehabilitación del Palacio de Villahermosa, para poder quedarse con la Colección Thyssen. En la actualidad, el Ayuntamiento de Málaga paga cerca de 12,5 millones de euros anuales por mantener abiertos sus numerosos museos, entre ellos una antena del Centro Pompidou, el Museo Carmen Thyssen y el Museo Ruso.

Un mecenas a nivel mundial

Borja Hermoso

La fortuna familiar y una ilimitada capacidad de estudio y formación (estudió arte en la Corcoran School de Washington y en la Universidad de Columbia de Nueva York) permitieron a Roberto Polo iniciarse desde muy joven en el mundo del coleccionismo. Su familia era la propietaria de la compañía Polotanque S.A., especializada en la construcción de tanques de acero destinados a refinerías de petróleo, además de constructores de puentes, vías ferroviarias e ingenios azucareros en toda Centroamérica. En 1961, el castrismo expropió sus empresas y la familia se matrchó de Cuba para instalarse en Miami, primero, y luego sucesivamente en Lima, Massachussetts,Washington y Nueva York.

“Siempre he creado colecciones, desde que tenía 19 o 20 años. Y siempre hacía lo mismo: cuando ya no podía ir más allá porque las obras maestras que quería ya no estaban en el mercado, liquidaba la colección, la vendía y ponía en marcha una nueva. Colecciono arte para aprender, y cada nueva adquisición debe ser como una nueva lección: si no, no tiene ningún interés para mí. Siempre he preferido dedicarme a artistas y a movimientos que en su momento no estuvieran de moda”, explica este educado, simpático y elegante hombre de negocios, políglota, coleccionista, amante del arte francés del XVIII y filántropo impenitente. El Metropolitan, el Louvre (Polo ayudó al museo parisiense a adquirir en 1988 la corona de la Emperatriz Eugenia, esposa de Napoléon III), el Victoria & Albert, el Minneapolis Institute of Art, el Nelson Atkins Museum, el Château de Chantilly y los Museos Reales de Arte e Historia de Bruselas se han beneficiado de donaciones suyas.

Y hablando de Málaga: en la actualidad, y hasta el 2 de julio, el centro Ars Málaga-Palacio Episcopal acoge una selección de obras de algunos de los artistas flamencos y estadounidenses de la Colección Polo que vendrán a quedarse en España. La muestra La pintura después del posmodernismo. Bélgica-EEUU estuvo antes en Bruselas y viajará luego a Caserta (Italia) y La Habana.

Un tesoro artístico se dirige a España
EL PAÍS

Su comisaria es la historiadora y crítica estadounidense Barbara Rose, a la postre uno de los personajes claves en la donación a España por parte de Roberto Polo. “España se ha quedado fuera de los grandes circuitos del arte contemporáneo internacional por culpa de ese complejo de inferioridad del que ya habló y escribió Ortega y Gasset. Así que cuando todas estas obras lleguen a Toledo y a Cuenca se llenará un vacío histórico y museístico, un fenómeno muy similar al que ocurrió cuando se abrió el Museo Thyssen de Madrid”, comenta la autora de ABC Art.

Mucho se había especulado en el último año acerca del destino final de la Colección Polo (así se denominarán las dos sedes paralelas). De hecho, otras tres ciudades españolas y dos grandes capitales internacionales, una estadounidense y otra europea, mostraron un enorme interés por hacerse con la colección. Pero finalmente, y después de un largo viaje por España visitando las diferentes posibilidades y ofertas, Roberto Polo se decantó por la doble propuesta de Toledo y Cuenca.

Descendiente de gallegos emigrados a Cuba (su bisabuelo materno era el célebre compositor José María Castro, más conocido como Maestro Chané), el filántropo cubano-estadounidense buscaba, a sus 65 años, un punto de anclaje para su colección. “Que venga a España es un sueño, estoy feliz”, apunta. Sus motivaciones son claras: “Seguiré comprando y coleccionando, claro, pero quiero que la colección actual se quede como está. En agosto haré 66 años y ya uno llega a un punto en el que quiere poner raíces y dejar un legado”, explica Roberto Polo.

El método acordado por el coleccionista y las autoridades de Castilla-La Mancha para los dos nuevos museos es sencillo. Ante la imposibilidad física de poder exhibir de golpe las 7.000 obras de su colección, Roberto Polo enviará, de entrada, un conjunto de unas 500 obras –la mitad iría a Toledo y la otra mitad a Cuenca- que con posterioridad irán rotando, dando entrada a otras piezas de la colección.

Entre las 250 obras que podrán contemplarse en el Convento de Santa Fe de Toledo a partir previsiblemente del verano próximo, habrá un número fijo de piezas que permanecerán expuestas de modo estable. Serán las pertenecientes a los Schmidt-Rottluff, Schlemmer, Schwitters, Moholy-Nagy, Max Ernst y otros protagonistas de las vanguardias históricas europeas, y conformarán lo que podría llamarse el núcleo duro de la colección. El conjunto de obras expuesto en Toledo abarcará desde finales del XIX hasta la actualidad.

En cambio, las obras que viajarán al Archivo Provincial de Cuenca –edificio que deberá ser objeto de una importante rehabilitación debido sobre todo a sus actuales problemas de humedad- se centrarán sobre todo en el período de los años 50 y 60, estableciéndose así un paralelismo con las colecciones del Museo de Arte Abstracto, solo que a nivel internacional. La sede de Cuenca abrirá sus puertas más tarde, probablemente a finales de 2019 o inicios de 2020.