Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Prado, año cero

El museo celebrará su bicentenario con grandes exposiciones volcadas en su propia historia y sacando algunas obras de gira por España

El director del Prado, Miguel Falomir, presenta la programación del museo para el bicentenario.
El director del Prado, Miguel Falomir, presenta la programación del museo para el bicentenario. EFE

El Museo Nacional del Prado abrió por primera vez sus puertas al público el 19 de noviembre de 1819. El primer catálogo constaba de 311 pinturas procedentes de las colecciones reales. Desde entonces, el edificio creado por Juan de Villanueva ha experimentado transformaciones espectaculares y se ha convertido en uno de los museos más importantes del mundo en su género. Gracias a sucesivas donaciones, legados y adquisiciones, el Prado cuenta con un fondo de 35.000 objetos y una colección permanente de 1.621 obras, un conjunto insuperable en sus escuelas europeas que fue visto el pasado año por más de tres millones de visitantes. Convencidos de que sus propias colecciones y su historia conforman el mayor aliciente para el público, la programación dedicada a celebrar su centenario está llena de actividades centradas en el propio museo. La programación, presentada hoy por la mañana por el director del museo, Miguel Falomir, fue dada a conocer el pasado lunes a los integrantes de la comisión nacional para el Bicentenario del Prado que presiden los Reyes. Con un presupuesto de siete millones de euros, el programa arrancará el 19 de noviembre de 2018 y se prolongará hasta el 31 de diciembre de 2.019.

Lo primero que destaca Falomir es que todo el edificio de Villanueva estará ocupado por obras de arte y que durante este tiempo se cancelarán los préstamos, de manera que ninguna obra esencial esté en exposiciones externas. Como novedades, se abre la galería Jónica con escultura clásica, el espacio que rodea el acceso a la entrada de Velázquez, frente al Paseo del Prado. En el fondo norte de la segunda planta se instalará el llamado Tesoro del Delfín, la colección de alrededor de un centenar de piezas de orfebrería única en el mundo, procedente de la colección del Gran Delfín de Francia Luis, hijo de Luis XIV, que no llegó a gobernar.

Las exposiciones programadas son muchas. La que viene precedida de la consideración de ser la más importante es la titulada Circa 1819, comisariada por Javier Barón y Félix de Azúa. Será un recorrido por la pintura europea en el que se mostrarán 75 pinturas realizadas en las décadas inmediatamente anterior y posterior a la apertura del Prado, con obras de Goya, Turner, Constable, Friedrich, Delacroix o Géricault.

La segunda exposición temporal reseñable será Velázquez, Rembrandt y los Siglos de Oro Holandés y Español, realizada en colaboración con el Rijksmuseum de Amsterdam. Otras destacadas citas estarán dedicadas a Goya y sus dibujos (realizó un millar y la mitad están en el Prado); Fra Angelico y los orígenes del Renacimiento en Florencia; Sofonisba Anguisola-Lavinia Fontana. Dos modelos de mujeres artistas o el El triunfo de la Muerte de Pieter Brueghel el Viejo.

Falomir recuerda que aunque la sede del Prado está en Madrid, se trata de un museo nacional, de manera que la programación lo saca de gira por España con gestos como el préstamo de una obra a cada comunidad autónoma excepto Madrid, además de las correspondientes a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (18 en total), por un periodo de un mes. Además, producirán una exposición en torno a Las Meninas que será instalada en un vehículo que recorra España, formando parte de la serie de exposiciones itinerantes de la Fundación La Caixa. El proyecto está concebido como un homenaje al Museo del Pueblo, de las Misiones Pedagógicas de la II República.

El bicentenario tendrá una parte social que acercará al museo a públicos ajenos a su oferta, como la población reclusa, los invidentes o los enfermos con problemas de movilidad. “La noción de coleccionista”, añade Falomir, “también queremos que se democratice. Y ofrecemos a todos los que quieran colaborar con pequeñas sumas, que se comprometan y contribuyan al enriquecimiento de las colecciones.”.

Ni subirá el precio de la entrada en este tiempo ni el acceso será gratuito. “Ya nos gustaría”, lamenta el director, “pero no se puede. De todas maneras, el 50% de los visitantes accede de manera gratuita”.

La cátedra del museo del bicentenario estará dirigida por el historiador de Arte y escritor Antonio Muñoz Molina. “No es un experto al uso con el que queremos hacer un guiño a todos los públicos del Prado”, concluye Miguel Falomir.

El futuro del Salón de Reinos

El bicentenario del museo es un homenaje a su pasado con vistas en lo que el futuro le Salón de Reinos. Las obras que capitanea Norman Foster habrán concluido en 2021, pero aún no se ha dado a conocer el uso que tendrá el edificio en el que estuvo ubicado el Museo del Ejército. “Tengo una idea, que tiene que ver con su pasado”, explica Falomir “pero no voy a adelantar nada por el momento. Ya llegará el momento”.

Lo que sí puede confirmar es que el salón Mudéjar del edificio no será demolido . El tema de su destrucción había sido denunciado durante los últimos días en las redes sociales. “Ese salón será desmontado y trasladado a otra parte del edificio. He hecho una oferta al Museo del Ejército y si están de acuerdo será trasladado a su sede en Toledo”.

Más información