Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso Kidman

El festival de Cannes se inventó un premio ex profeso para la actriz

Nicole Kidman el 22 de mayo en Cannes. Ampliar foto
Nicole Kidman el 22 de mayo en Cannes. French Select

A última hora le dieron a Nicole Kidman un premio especial llamado “70 aniversario del festival de Cannes”, se supone que con la anuencia del jurado puesto que uno de sus componentes, Will Smith, fue el encargado de darlo a conocer. Lo cierto es que podía sonar a chanchullo por parte de la dirección del festival preocupado ante la idea de haber tenido a la insigne actriz protagonizando dos de las películas fuertes del programa… sin recibir finalmente ningún premio por ellas. Lo arreglamos sacándonos un premio de la manga, pudieron decirse, y aunque no se les ocurrió con suficiente antelación como para que la actriz se quedara en Cannes a recoger el improvisado galardón, la chapuza acabó dando su juego. Pero si las interpretaciones de la Kidman eran tan excelentes, y sin duda así lo son, ¿por qué el jurado anduvo tan timorato y no se decidió a premiarla sin rodeos y con todas las la de la ley? ¿En qué discusiones se liaron para que el premio recayera, sin duda merecidamente, en la alemana Diane Kruger y hubiese que inventarse ese “especial aniversario” para Kidman?

El caso olió a chamusquina en este Cannes que no estuvo a la altura de lo esperado y que quizás se vio obligado a chanchullos para que la sangre no llegara al río. ¿Se pueden llegar a enfadar tanto las estrellas que es necesaria compensarlas aunque sea con remiendos?¿Y si el premio especial para la Kidman era por sus interpretaciones en las películas presentadas a concurso por qué Will Smith no fue así de explícito al proclamar el premio? La gran repercusión del festival de Cannes no debería tomarse a broma y aún menos por el propio festival. Puede dar premios especiales, qué duda cabe, pero si tiene un reglamento debería sujetarse a él y hacer que todos respeten la regla del juego. Si el jurado le dio el premio a Diane Kruger, bien dado estaba, digo yo, y no había que haberles corregido la plana. Y ni no así fue exactamente tal como ocurrió esa, al menos, es la impresión de componenda que se ha dado.