Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Cruz, premio de Honor de la Asociación de la Prensa de Madrid

El galardón reconoce sus más de 50 años de trayectoria profesional

El periodista y escritor Juan Cruz, en el Café Gijón, de Madrid, en 2015.
El periodista y escritor Juan Cruz, en el Café Gijón, de Madrid, en 2015.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha otorgado al periodista de EL PAÍS Juan Cruz su premio de Honor, que concede anualmente, en reconocimiento a toda una vida profesional. Nacido en el Puerto de la Cruz (Tenerife), en 1948, Juan Cruz debutó como periodista a los 13 años en el semanario canario Aire Libre. Después, trabajó en diversos periódicos locales y, en 1976, se trasladó a Madrid para participar en la fundación de EL PAÍS. En este periódico ha desarrollado casi toda su carrera: primero como corresponsal en Londres, después como jefe de Cultura, jefe de Opinión y adjunto a la dirección, puesto que ocupa en la actualidad.

"Este galardón me produce un sentimiento de gratitud porque me lo han dado los compañeros. Quiero agradecer a los compañeros canarios, donde empecé, y a los de EL PAÍS, que han convertido este periódico en mi casa y lo han hecho un diario decisivo en nuestras vidas", ha declarado por teléfono Cruz. "Brindo el premio al periódico, ojalá entiendan mis compañeros que si a alguien se lo debo es a ellos, por la paciencia con la que han acogido siempre mis tics maniáticos de periodista que cree que lo van a echar si no cumple".

La llamada para comunicarle el galardón le ha hecho recordar a sus padres, "que lucharon por que no fuera el niño enclenque que conocieron". "Ha sido como volver a ver la sonrisa de mi madre y de mi hermana fallecida recientemente", ha dicho. Cruz ha rememorado anécdotas de sus inicios: "Mi madre me compró una ropa para la primera entrevista seria que hice, que fue a Julio Caro Baroja. Y cuando mi padre vio que era irremediable que me dedicase al periodismo me dijo: 'Juanillo, no te hagas periodista, que los periodistas andan siempre con los calzones rotos por el culo".

Cruz también se ha acordado de sus hermanos, "que vivieron con desvelo la existencia de aquel muchacho frágil". "Y me han venido a la mente algunas desapariciones importantes, periodistas a los que dedico mi último libro, Un golpe de vida, en especial, Joaquín Prieto y Miguel Ángel Bastenier, esencia del espíritu de EL PAÍS, que es el de la información, el progresismo y la democracia".

Cronista de los grandes acontecimientos culturales de los últimos 50 años, Cruz ha ejercido como puente entre el mundo de la cultura y el del periodismo, y también entre América y España. Sin embargo, confiesa que lo que más le ha marcado son unos hechos muy recientes y de los que aún no ha publicado nada: "Estar con niños con graves enfermedades y sus parientes. Porque contar la vida difícil es una de las tareas que todo periodista debe asumir, hay que hacerlo con delicadeza. Como dijo Eugenio Scalfari: 'El periodista es gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente".

Redes sociales

En los últimos años, Cruz se ha incorporado a las redes sociales, en las que debate apasionadamente con sus decenas de miles de seguidores, y hacia las que muestra sus críticas. "Las redes han hecho que, tanto para los periodistas como para los lectores, cualquier cosa parezca periodismo, incluida la mentira". Como antídoto, recomienda dos lecturas: Sobre la tiranía, libro de Timothy Snyder, profesor de Historia de Yale, "que avisa de los peligros que la Red ha cernido sobre la conciencia del periodismo y de la política". "Creo que lo que haya de degradación de ambos proviene del mal uso de las redes, y de la costumbre del insulto y el rumor". Y, en segundo lugar, los nueve puntos que sobre la credibilidad incluye la obra Los elementos del periodismo, de Tom Rosenstiel y Bill Kovach.

Entusiasta defensor de su oficio, el periodista canario se muestra optimista con el futuro de su profesión. "Hay jóvenes, que conozco en EL PAÍS, que tienen en sus venas y en su ambición el ser buenos periodistas". Precisamente, estos días Cruz presenta su último libro, Un golpe de vida, que son, a la vez, unas memorias sobre su experiencia profesional y una reflexión sobre la situación actual del periodismo.

El premio APM de Honor se instituyó en 1939, aunque entonces se denominaba Rodríguez Santamaría. La APM ha concedido además el premio Periodista del Año al grupo de reporteros que investigó los Papeles de Panamá; el premio Periodista Especializado en Madrid del Año a Nino Olmedo, de Servimedia; y el premio Periodista Joven del Año a Aitor Sáez, por sus trabajos para la cadena Cuatro. Por último, la junta directiva de la APM ha otorgado a título póstumo la placa de honor de la entidad al periodista mexicano Javier Valdez, asesinado el pasado 15 de mayo en Culiacán.