Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nudozurdo en las Furious Sessions

El grupo es una de las propuestas más interesantes del 'indie' español en su vertiente más postpunk

Los miembros de Nudozurdo llegaron al estudio después de haberse dejado la piel la noche anterior en el Lets Festival.

Empezamos a probar sonido como un día cualquiera con la excepción de que cambiamos la disposición de los músicos que inicialmente se tenía en mente. Sacamos a Leo Mateos de la sala grande y lo metimos en el control ya que los zurriagazos que le arreaba Ricky Lavado (Standstill, The New Raemon) pedían a gritos dejar toda la estancia principal del estudio a la base rítmica.

De hecho la incorporación de Ricky a la banda ha terminado de cerrar un círculo que se apuntala en su formación de trío con un peso y una pegada envidiable.

El tema que os traemos hoy, “Voyeur Amateur” da título al disco. Un disco que tras la relación del grupo con el sello Everlasting ha sacado al mercado Mushroom Pillow, que con este fichaje suma una muesca más en su cartera de artistas que han ayudado a consolidar a esta discográfica como una de las grandes dentro del panorama independiente en nuestro país.

Se trata de un trabajo en el que el grupo se reconcilia con ciertos sonidos del pasado y a la vez está impregnado de lo aprendido en el camino estos años. Sin lugar a dudas igualmente responsables del resultado final han sido tanto la producción de Ricky Falkner (Standstill, Egon Soda) como la mezcla de Santos & Fluren.

Nudozurdo es sin duda uno de los representantes interesantes del “indie” español en su vertiente más postpunk y libre de prejuicios.

Lo podemos decir sin miedo a equivocarnos y eso que cuando se habla de la etiqueta "indie" en este país se suele meter a todos en un mismo saco, con la consiguiente injusticia para unos y para otros.

Aquí no nos hemos complicado la vida. Adoptamos el anglicismo porque a muchos les debió gustar como sonaba la cosa y tergiversamos su significado como en muchas otras ocasiones. A lo que antes se le llamaba Pop/Rock se le pasó a llamar “indie”, Rickenbacker mediante. Un cajón de sastre que vale para todo.

Da igual que los grupos tengan un contrato de cinco discos con una 'major'; que las letras te puedan evocar lugares comunes o que la música, que es de lo que al final se trata, no tenga nada ver con un panorama independiente, realmente independiente.

Con esto no quiero decir que sean mejores las bandas de pop/rock independiente que se podrían definir como tales respetando la etimología del apelativo, que las bandas que se envuelven en esta bandera pero que en realidad tras esa “pátina-indie” presentan una propuesta que zozobra hacia la orilla del "mainstream". Tenemos la suerte de contar con talento aquí y allá.

Partiendo de esta premisa, hoy os traemos a Nudozurdo mientras nos preguntamos si la bloguera consiguió salir finalmente de los baños de Primark.