Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La conversión del padre de Jackie y Nuca

William Grill triunfa contando en imágenes cómo Thompson Seton pasó de afamado cazador a escritor naturalista y fudador de los Scouts

La conversión del padre de Jackie y Nuca

El ilustrador británico William Grill tiene apenas 25 años y nunca ha oído hablar de la serie animada japonesa Bosque de Tallac -también conocida como Jackie y Nuca-  con la que crecieron varias generaciones de televidentes europeos. Así que interesado apunta en un cuaderno el título. Sin embargo, Grill conoce a la perfección a Ernest Thompson Seton (1860-1946), su padre intelectual. Y es que el dibujante más joven en ganar la prestigiosa medalla Kate Greenaway acampó un mes en las solitarias llanuras de Nuevo México (Estados Unidos) antes de versionar en imágenes Los lobos de Currumpaw (Impedimenta), un relato incluido en el clásico del naturalismo Animales salvajes que he conocido. En el texto Seton narra sin pretenderlo su conversión al ecologismo. Cómo pasó de ser contratado en 1862 para cobrar a El Rey, el líder de una manada de lobos, a fundar el movimiento Woodcraft, semilla de los Boy Scouts.

Grill reconoce ilustrar pensando en los reticentes a la lectura. Le sobran razones para hacerlo. Se declara un “lector visual”, pues por su dislexia de niño disfrutaba más viendo libros de arte o mapas que con el texto. Ahora lee novelas “despacio” y es capaz de envolver al lector en una historia contada casi por completo con unas imágenes de trazo rápido abocetadas con lápices de colores.

El ilustrador William Grill, en la ibrería Panta Rhey.
El ilustrador William Grill, en la ibrería Panta Rhey.

"Hace cinco años me topé con un libro en una tienda de segunda mano. Compré Animales salvajes que he conocido por el título y por ser un ejemplar precioso de hace cien años", relata Grill el proceso. "Y la primera historia, la de los lobos, me encantó. La de Seton es una transformación fascinante".

Como primera "toma de contacto antes de  sentarse a dibujar, Grill viajó a Nuevo México, se entrevistó con la bisnieta de Seton y visitó la bibliioteca del autor en un rancho que se visita. "Ella me llevó a ver la zona y dimos una vuelta con el dueño de las tierras. Me supo situar donde había sido cada escena de Los lobos. Fue asombroso", cuenta el dibujante que leyó el diario de Seton. "Fue muy interesante y útil oír su propia voz".

 El artista se dio a conocer con El viaje de Shackleton (Impedimenta), que narra la epopeya de cruzar el corazón de la Antártida.  "Ilustro lo que me gusta y lo que me engancha y por ahora ha sido no ficción", cuenta. Con su mochila y su aire aniñado, cuesta creer que Grill en apenas dos años haya recolectado tantos y tan acreditados reconocimientos: entre otros el Best Children's Book del New York Times y The Wall Street Journal gracias a la proeza de Shackleton y recientemente el Bologna Ragazzi Award en la categoría de No Ficción con la ayuda de Seton. Grill, que no pisa las ferias literarias, no da crédito de su celebridad.

Más información