Emma Suárez, la mejor villana de Cannes

La actriz encarna a una madre desequilibrada, tan mantis religiosa como 'mater amantísima', en 'Las hijas de Abril', de Michel Franco

Emma Suárez, en Cannes, en la presentación de 'Las hijas de Abril'.
Emma Suárez, en Cannes, en la presentación de 'Las hijas de Abril'.VALERY HACHE (AFP)
Más información
Emma Suárez, libertad a cualquier precio
“Al público le da igual cómo le fue a la película en festivales”

La racha asusta hasta a su misma protagonista, Emma Suárez. “Me he pegado un curro con esta película”, cuenta la actriz que ya estuvo el año pasado en Cannes con Julieta y que repite en esta edición con Las hijas de Abril, dirigida por un habitual del certamen, el mexicano Michel Franco. Entre una visita y otra a la Costa Azul, la actriz madrileña ha ganado dos goyas: por la película de Pedro Almodóvar y por La propera pell.

En Las hijas de Abril, Emma Suárez encarna a una madre ausente, que mantiene económicamente a sus hijas. La pequeña, de 17 años, está a punto de ser madre y es el momento en que Abril vuelve a su vida. Al nacer su nieta, Abril toma la decisión de darla en adopción. Según ella, tanto su hija como su yerno son incapaces de cuidar el bebé. Pero puede que esa no sea su ulterior intención ni la familia va a permanecer conformada en esa estructura ya bastante desestructurada. Abril es tan mantis religiosa como mater amantísima, una mujer que no acepta su edad y -como apunta el venezolano Lorenzo Vigas, productor del filme y ganador del León de Oro con Desde allá- alguien que materializa sus fantasías.

Niño bonito de Cannes

"A todos los que me dice que soy un consentido de Cannes, les respondo que si todos los consentidos de Cannes vinieran cada año, habría más de 200 películas en la sección Oficial", apunta Franco sobre su historia de amor con el certamen. Sus cuatro películas han pasado por el festival francés, ganando incluso el premio a Mejor Guion por Chronic."Sí que agradezco tanto cariño y que me seleccionen.  Pero yo hago las películas para el público. Después de Lucía tuvo un millón de espectadores en mi país y me enorgullece eso más que el premio que se llevó en Una cierta mirada". Franco ahora va a hacer una serie cómica para televisión con Eugenio Derbez.

En un encuentro con la prensa nada más terminar su proyección en la sección Una cierta mirada, Franco cuenta por qué una española para su personaje protagonista: “Estuve tentado de hacer la película en EE UU con una actriz importante. Y algo en el proyecto no cuajaba. Yo, además, quería rodar en México tras Chronic. Deseo hacer más filmes en mi país, lo que no quiere decir que no vuelva a EE UU. De este viaje me quedó la idea de que la madre ausente fuera extranjera y pensé: ‘¿Quién es la mejor actriz del mundo en habla española?’. Me fui a por ella, y acerté, porque Emma logra que su personaje genere emociones y lazos con los espectadores”.

La aludida ha encarnado varias madres complejas en los últimos años. "Ya me gustaría hacer de padre", bromea. "Estoy en una edad en que es más fácil que me toque ser madre que hija. Las madres ofrecen muchas posibilidades para hablar sobre lo que somos, lo que influimos a nuestros vástagos, sobre el significado del amor… Ahí he encontrado un universo y además he sido muy afortunada con magníficos guiones y directores". Para esta inmersión llegó a México un 20 de octubre y salió un 20 de diciembre. "Rodé todos los días excepto los domingos. Las chicas vivimos juntas para crear nuestra dinámica".

Suárez asegura que Abril es de los personajes más difíciles de su carrera. “Porque está en las antípodas de mis convicciones y de lo que soy como persona. Pero me atrajo el reto, me nació la necesidad de hacerlo, salió de las tripas. Ha sido difícil, porque no quería que fuera una villana al uso. Es capaz de hacer muchas cosas: de seducir, de proteger a sus hijas a su manera…”. Esa extraña maternidad le sirve a Franco para defender que su película no va sobre la maternidad. “Al menos para mí, porque no ofrece mi punto de vista sobre este hecho. En realidad no juzgo a los personajes cuando escribo. Sí que quería reflexionar sobre cómo a la mujer se le exige más en la sociedad actual, que esté en todo momento. En casa, en lo profesional… Algo que no se requiere a los hombres. Y a la vez la dinámica familiar ha cambiado mucho. Mucha gente me ha dicho que conocían alguna Abril a su alrededor. Puede que por su negativa a envejecer”. Sobre tanto personaje femenino, Franco confiesa: “Espero haber salido bien del laberinto. A mí desde luego me interesa más la mujer para explorar en el cine, y los directores que me gustan usan protagonistas femeninos”.

Michel Franco rueda de forma muy especial. Por de pronto, lo hace en el orden cronológico de la historia, algo muy extraño. "Así puedo incluso improvisar nuevos elementos. Al final refilmo hasta el 30% de mi película, y algunas secuencias las ruedo de nuevo una tercera vez. ¿Cómo sé que he acabado? Cuando me lo dice el instinto, las tripas". Maneja varias historias como próximos proyectos, mientras produce a los amigos. "En mi empresa Lucía Films somos muy respetuosos con las películas, lo importante es que la película gane". Si él ayudó en la producción de Desde allá, ahora Vigas le produce. Y ahora están en la producción de La caja, la nueva película del venezolano. "Buscamos ahorita el elenco". Lo mismo hizo Franco con Gabriel Ripstein en Chronic y 600 millas, que acabaron protagonizadas por el mismo actor, Tim Roth. "Estoy con él desarrollando varios proyectos. En realidad no suelo ir a buscar actores, sino que me gusta repetir intérpretes, buscar hacia dentro".

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS