Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rapero Drake abre una revolución en el ‘streaming’

El músico bate récords con su trabajo en colaboración ‘More Life’ y reivindica la ‘playlist’ como reemplazo del disco convencional

Drake actúa en el O2 Arena el pasado 10 de marzo, en Londres.
Drake actúa en el O2 Arena el pasado 10 de marzo, en Londres. Redferns

En plena consolidación de la escucha en streaming como formato estrella del momento, el rapero y cantante Drake ha entendido que la playlist puede llegar a ser el relevo natural del álbum. En un momento en que más que oyentes parecemos comisarios de nuestros propios gustos, con listas hechas a medida según el momento en que nos encontremos y pocas ganas de ceñirnos exclusivamente a un único disco, y mucho menos entero, el artista canadiense ha convertido More Life, su nuevo lanzamiento, en la primera gran playlist de autor del 2017.

Drake no solo participa en ella como rapero y vocalista, sino también como selector y supervisor, hasta el punto de dejar que invitados como Sampha, Kanye West, Migos o Skepta acaparen más protagonismo y presencia en sus temas que el propio Drake. Están más cerca de las canciones propias que de simples cameos o colaboraciones de compromiso.

En su primera semana de vida, “More Life” batió el récord de escuchas globales en Spotify que ostentaba Ed Sheeran. Más de 460 millones de streams (escuchas) en siete días confirman el brutal poder de convocatoria de la estrella de Toronto y su estrecha vinculación con el universo digital, un medio que domina a la perfección. Pero más allá de las cifras, este nuevo lanzamiento está planteando interesantes debates sobre los formatos de escucha, la conveniencia de adaptarse creativamente a los tiempos que corren y la consolidación del hip hop como un género que opera por libre, ajeno a los convencionalismos y la rutina de la industria.

'More Life': Un paso adelante

More Life está entre lo mejor que ha grabado Drake. El rapero se sigue reivindicando como un personaje con visión, buen gusto y criterio, atento a las nuevas corrientes musicales y dispuesto a incorporar productores y voces que le inyecten frescura a sus canciones. Es en los episodios de mayor atrevimiento y lucidez donde More Life brilla con una luz especial: ‘Madiba Riddim’ y su contagioso ritmo africano, ‘Blem’ y su inspiración jamaicana, ‘Passionfruit’ o su redefinición adulta del dancehall sobresalen como como hitos de un sonido excitante, sofisticado e irresistible.

Para Flavio Rodríguez, uno de los mejores DJ de hip hop y R&B de Europa, “Drake ya no es artista. Es productor, es A&R -responsable editorial-, es la cabeza visible de OVO, su sello y empresa de merchandising, y a sus treinta años ya se está convirtiendo en el P. Diddy de Toronto”. Según él, “la parte mas novedosa de ‘More Life’ es el acercamiento a artistas como Black Coffe y el paso atrás que da como protagonista de su propio álbum, un espacio ocupado por los artistas ingleses que tanto le han influenciado últimamente”.

Sin el corsé que impone la idea de un álbum estructurado y ordenado, aquí Drake da rienda suelta a todas las influencias, ideas, viajes, amistades y experimentos que se han sucedido en su vida en el último año. Y deja que sean otros los protagonistas de su obra, de ahí el efecto montaña rusa que transmite el proyecto: a lo largo y ancho de sus 22 canciones pasamos de hits bailables cercanos al dancehall, al house tropical o al afrobeat a medios tiempos introspectivos o inesperados fogonazos grime. Hay subidones y bajonazos sin aparente coherencia ni sentido, como cuando activamos la reproducción aleatoria en nuestra playlist favorita del momento.

Ricard Robles, fundador y codirector del festival Sónar, el más importante de música avanzada de España, señala: “La gran virtud de More Life es que no aburre. Drake es un maestro del entretenimiento que entendió hace tiempo que su negocio está en las plataformas online”. Para Flavio Rodríguez, una de las claves del proyecto es que “como buen productor mainstream Drake se está nutriendo de todo lo que se cuece en el underground: desde ‘adoptar’ el flow de otros artistas hasta conseguir que escriban para él o, sin ir más lejos, grabar encima de hits que funcionan en los clubs de striptease”.

Pero además de su aportación musical, More Life está generando ruido e interés con un planteamiento y una ejecución pensadas por completo en clave de plataformas de streaming y que deja una pregunta en el aire: ¿está condenado a morir el álbum tal y como lo hemos conocido hasta hoy? “No creo que haya muerto, pero en el mundo del trap, sobre todo, el formato sí ha evolucionado”, afirma Rodríguez. “Rihanna o Beyoncé siguen sacando álbumes de manual. Lo hacen con nuevas estrategias, pero son álbumes al fin y al cabo. En el caso del trap, todo va muy deprisa, y esto ya es la evolución de las mixtapes, con la misma dinámica de grabación pero con acabados de radio y vendidos directamente a plataformas de streaming”.

Robles, por su parte, no cree “que el álbum vaya a desaparecer, aunque quizás es hora de empezar a cuestionarse su necesidad a medio y largo plazo. Creo que tanto playlists como álbumes siguen siendo formatos válidos y no excluyentes, pero ya casi nadie escucha entera ni una cosa ni otra. ¿Seguirá habiendo álbumes?, se pregunta el director de Sónar: “Seguramente, pero su entrega y su consumo seguirán otras reglas”.