Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Warren Beatty a la cárcel

Los últimos Oscar son hasta ahora los que más han dado que hablar, a pesar de no ser el único en el que se hayan cometido equivocaciones. Este periódico ha publicado un recuento de fallos históricos que probablemente no sea exhaustivo pero que arroja luz sobre errores inevitables… que siempre tienen culpables, en este caso los encargados de gestionar los votos de los académicos y repartir los sobres, pero también Warren Beatty al que el divertido presentador de la gala, Jimmy Kimmel, advertía entre risas en su show televisivo del día siguiente que podía estar en la cárcel por no haber sabido reaccionar ante el sobre equivocado.

Pero hubo otras incorrecciones, en este caso en forma de olvidos, especialmente en el capítulo dedicado a recordar a los artistas fallecidos recientemente, al margen de que también hubo algún error en la fotos seleccionadas, parecido a lo que pasó en unos Goya confundiendo a la desaparecida periodista Beatrice Sartori con la crítica en activo Nuria Vidal. En estos Oscar ha llamado la atención que en el In Memoriam no figurara Gil Parrondo a pesar de sus numerosos trabajos en películas estadounidenses de renombre y de haber obtenido dos oscars de esa misma Academia. ¿Cómo se explica ignorarlo ahora? Por su parte, la actriz Patricia Arquette ha lamentado públicamente que no se recordara a Alexis Arquette, su militante hermana transexual, que murió el pasado septiembre tras haber intervenido en numerosas películas, una de ellas a las órdenes de Isabel Coixet, Cosas que nunca te dije. ¿Se marginó su nombre por su condición sexual? No parece que fuera por eso puesto que sí apareció la imagen de Michael Cimino cuyo cambio de sexo fue noticia hace unos años. No estamos por tanto ante una prolongación de la transfóbica campaña de la asociación católica Hazte Oir y el deleznable autobús con el que pretende recorrer toda España, ”Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, que no te engañen”. Nada que ver con los disparates de los Oscar, que en comparación son inocuos.

Aquí el tema es, en definitiva, la promoción de sus películas y eso lo han conseguido con creces, incluso dos por el precio de una. Todo lo que digamos al respecto aumentará sus ingresos. Y Warren Beatty no debe ir a la cárcel sino que quizás habría que nombrarlo guionista de la ceremonia a perpetuidad. Hay errores rentables.