Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sijena expone las antigüedades que Cataluña les devolvió

El presidente aragonés reclama, desde el monasterio oscense, que la Generalitat cumpla la sentencia y entregue otras 44 piezas

Sijena expone las antigüedades que Cataluña les devolvió.

Javier Lambán, acompañado de parte de su Ejecutivo, como la consejera de Cultura Mayte Pérez y algunos diputados, ha visitado esta mañana por primera vez la localidad de Villanueva de Sijena como presidente del Gobierno aragonés. No era para menos. Después de meses de declaraciones cruzadas, de pleitos en los tribunales, por fin podían verse en el pueblo las 51 piezas del monasterio oscense que Cataluña les devolvió por orden judicial el pasado julio. Los objetos, pinturas, tejidos habían estado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y ayer se abría al público la exposición.

Pese a la intensa lluvia que comenzó a caer hoy a primera hora, muchos de los 200 sijenenses que viven a diario es este pueblo (con 500 censados) situado en la comarca de Los Monegros, pensaban visitar a lo largo del día el monasterio de Santa María situado a menos de un kilómetro del casco urbano. Querían ver por primera vez las cucharas, cerámicas, libros litúrgicos, casullas y ternos y fragmentos de pinturas murales de los que tanto se ha hablado en los medios de comunicación en los últimos tiempos y que desde ahora se exhiben en el antiguo dormitorio de las monjas.

El convento lo fundó la reina Sancha en el siglo XII y el rifirrafe actual entre Aragón y Cataluña por estos objetos ha colocado en el mapa al pueblo. Las monjas se los llevaron en los años setenta a Barcelona y  una jueza de Huesca anuló recientemente su venta a la Generalitat. Aragón reclama la vuelta de otros 44 objetos depositados en el Museo de Lleida y de las pinturas murales de la sala capitular que se exhiben en el MNAC desde hace décadas.

Dos de los más de 40 objetos devueltos por el MNAC.
Dos de los más de 40 objetos devueltos por el MNAC.

Pilar bajará al monasterio hoy mismo con su familia para ver la exposición. "Es muy importante para nosotros que esté abierto y venga gente a verlo", explica mientras compra en la panadería de José Miguel Guiral, otro convencido que las piezas "y el resto de obras que volverán" traerán muchas visitas a la localidad que cuenta con otros alicientes como la casa natal de Miguel Servet, el descubridor de la circulación de la sangre, quemado en la hoguera por plantear tal herejía en el siglo XVI. Otro vecino, José Ramon Julián, de 87, recordaba cuando él y su padre trabajaban de herreros en el monasterio y cómo de pequeño se cayó de uno de los arcos de la sala capitular. "De pocas si me mato", decía castizo.

El acto de este viernes ha sido eminentemente político y ha servido para visualizar la entrega de piezas que se efectuó, al límite del plazo previsto por la juez, el 26 de julio. La visita ha corrido a cargo de Laura Asín, directora del museo de Huesca. "Se ha optado por una presentación como si se tratara de una sala de reserva de un museo", ha dicho ante las vitrinas de poco fuste que contenían algunos de los objetos expuestos y las "mesas de trabajo" con el material de piedra y tres libros al alcance de todo el mundo. En un lugar destacado se podían ver las puertas del palacio prioral del siglo XIII y los fragmentos murales, como la Santa Cena de Mateu Ferrer, pintada a inicios del siglo XVI. Asín destacó que el trabajo realizado desde julio ha consistido en estudiar las piezas en profundidad, "muchas de ellas mal identificadas".

La visita oficial, interrumpida en un par de ocasiones por cortes de luz (ocurridos en todo el pueblo), ha seguido hasta la sala capitular donde está previsto que se instalen las pinturas murales que se reclaman a Cataluña y que ha acometido obras de restauración para ello por valor de 252.700 euros. Otra jueza ha dicho que han de volver, pese a que desde el MNAC se asegura que las obras no soportarán el traslado por su frágil estado de conservación ya que el fuego, como con Servet, las deterioró después de que el monasterio ardiera en 1936 durante tres días seguidos. A la sala capitular se llega tras cruzar un claustro semiderruido.

Un visitante fotografía una de las piezas.
Un visitante fotografía una de las piezas.

 Lambán cargó contra el Gobierno de Cataluña: "Las sentencias están para cumplirlas, y Cataluña no lo está haciendo. Estas obras salieron de forma ilegal, por eso esperamos que este proceso termine bien con el regreso de todas las obras y de las pinturas. Si se llevaron también podrán volver". Preguntado por cómo afectaría el traslado de las pinturas a su conservación, Lambán restó importancia a los informes negativos que ha hecho públicos el MNAC.

"Aquí van a estar mejor porque allí hay una salinidad que aquí no hay", apostilló el alcalde de la localidad, Ildefonso Salillas, que ha luchado desde hace años por la recuperación de este patrimonio. "Hoy es un día muy feliz para todos los sijenenses".

Durante el fin de semana los lugareños podrán visitar las nuevas dependencias sin más requisitos. A partir del lunes, todo el mundo tendrá que apuntarse (en grupos de 20 personas) a las visitas que gestiona Turismo de Aragón, los viernes, sábados y domingos de 10 a 14 y de 17 a 20. El precio de la entrada será de tres euros. Para visitar el resto del cenobio habrá que someterse al estricto horario que imponen las monjas arrendatarias: únicamente los sábados un par de horas tras pagar cinco euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información