Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ascenso y ascensión de Anabel

Un derroche de imaginación escénica materializada a cuerpo desnudo por las cuatro jóvenes integrantes de Teatro Envilo

Suena el despertador: Anabel amanece con un ritual de dopaje y puesta en marcha, llevado al compás, que recuerda al que a diario repetía Roy Scheider en All that Jazz, ficción autobiográfica de Bob Fosse. La protagonista de Interrupted, galardonadísimo espectáculo de la joven compañía Teatro Envilo (Premio Talent Madrid 2013, Mejor compañía emergente en el Mimetic Festival de Londres, Nominación en los XIX Premios Max, 2º mejor montaje de 2016 por votación popular en la revista Godot), es una ejecutiva incipiente, cuya actividad laboral amenaza con devorar su menguada vida sentimental.

INTERRUPTED

Autoras: Fiona Clint, Andrea Jiménez, Noemí Rodríguez y Blanca Solé. Intérpretes: Ariana Cárdenas, A. Jiménez, Esther Ramos y N. Rodríguez. Dirección: N. Rodríguez y A. Jiménez. Madrid. Teatro Lara, 29 de diciembre. Berritz, 4 de marzo. Benidorm, 10 de marzo. Arcos de la Frontera, 18 de abril. Madrid (La Noche de los Teatros), 25 de abril.

No le pidan peras al olmo ni dramaturgia a esta obra, toda ella humor y acción. Tres de sus cuatro intérpretes hacen, además de sus personajes, el papel de attrezzistas y de escenógrafos en vivo y a la vista: con sus cuerpos y un puñado de objetos significativos, construyen escenarios ilusorios. Ellos definen la casa de Anabel (interpretada con encanto por Andrea Jiménez) y el coche que conduce compulsivamente, que se convierte en oficina con solo chasquear los dedos, como la carroza de Cenicienta se transforma en calabaza a la campanada duodécima.

Esther Ramos, Ariana Cárdenas y Noemí Rodríguez, estupenda clown, dominan el arte de la sugestión, de modo que cuando una puerta o pared le quita de la boca a Anabel los somníferos con los que pensaba finiquitarse, entramos de lleno en un mundo mágico equivalente al de la Alicia de Carroll o al de Little Nemo in Slumberland.

Su dominio de este original procedimiento bufonesco (emparentado con el que tan virtuosamente cultiva Théâtre de Complicité) y lo sistemático de su aplicación, no se corresponden con la elementalidad de la dramaturgia: la última parte de la función es previsible, simplificadora y un punto confusa.