Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Me agregaría pelo y 20 centímetros, pero yo elijo dónde los reparto”

El escritor y periodista colombiano Daniel Samper contesta al carrusel de preguntas de este diario

Daniel Samper, en el santuario de San Juan de la Peña, en Aragón.
Daniel Samper, en el santuario de San Juan de la Peña, en Aragón.

El escritor y periodista colombiano Daniel Samper (Bogotá, 1945) elige escuchar vallenatos como inspiración a la hora de escribir necrológicas y réquiems si lo que toca es una nota de humor. El autor de novelas como Breve historia de este puto mundo y de incontables publicaciones en diarios se confiesa más divertido cuando escribe que cuando habla, aunque en él seriedad e ironía se pasean de la mano a menudo.

¿Qué quería ser de pequeño?
Grande.

¿Qué libro regalaría a un chico para introducirlo en la literatura?
Cómo ligar mejor gracias a Cervantes. Alguien tendría que escribirlo.

¿Cómo fue su primera borrachera?
A los nueve años gané un cartón de vino en una rifa y lo bebí a escondidas con mi hermana menor, que hoy es alcohólica.

¿Cuál es su lugar favorito en el mundo?
Un estadio donde gane mi equipo.

En su nevera siempre hay...
… alguien que busca comida.

¿Qué cambiaría de usted mismo?
Me agregaría pelo y 20 centímetros, pero yo decido dónde los reparto.

¿Qué está deseando comprarse?
Un salero nuevo y una casa de campo grande, bella y cómoda para alojarlo.

¿La última vez que lloró?
Me avergüenza decirlo, pero fue cuando se divorció Birgitte Nyborg en la serie Borgen.

¿Cuál es su rutina diaria para trabajar?
Madrugo. Lo demás viene por añadidura. Para escribir no se necesita talento sino despertador.

¿Cuándo fue más feliz?
Cuando Pep Guardiola dirigió al Barcelona.

¿Lo último que compró y le encantó?
Un aparato que enciende una luz roja cuando la tapa del váter no ha bajado. Fue la salvación de mi matrimonio.

¿Cuál es el mejor consejo que le dio alguno de sus padres?
Ser alguien en quien se pueda confiar.

¿Qué personaje literario se asemeja a usted?
El profeta Daniel, que reía y hacía reír, hablaba con los leones y era justo.

¿Con quién le gustaría sentarse en una fiesta?
Con el cocinero.

¿Quién ha sido su mayor influencia literaria?
Voto a Dios que procuro descubrillo
y puede ser Quevedo, ¡vaya pillo!

¿Cuál es su especialidad en la cocina?
Probar lo que otros preparan.

¿Qué significa ser escritor? ¿Y periodista?
El escritor crea grandes ficciones cuando acierta y el periodista cuando se equivoca.

¿Qué le reprochan sus amigos?
Que nunca los menciono cuando me entrevistan.

¿Qué libro le hubiese gustado haber escrito?
La Enciclopedia Británica.

Si pudiera adquirir cualquier pintura, ¿cuál sería?
No soy ambicioso: con Las meninas me contento.

¿Qué lo deja sin dormir?
Pensar en el final de la humanidad y en el comienzo de mi próximo artículo.

¿La última comida que realmente le sorprendió?
Una ración de lagarto de Extremadura.

¿Su espacio favorito de casa?
El mismo donde Lutero meditaba sobre Dios.

¿A qué edad se dio cuenta de que quería dedicarse al mundo de las letras?
El día que aprendí a dibujar la “a”.

¿Cuál es el último libro que le hizo reír a carcajadas?
Gulp, de Mary Roach. Es una visita inolvidable al sistema digestivo.

¿Messi o Cristiano?
Messimessimessimessimessi… ¿está claro?