Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paul Beatty gana el Booker con un examen sobre las relaciones raciales

Es la primera vez que un escritor estadounidense obtiene el prestigioso galardón británico

El escritor estadounidense Paul Beatty, el martes, en la entrega del premio.
El escritor estadounidense Paul Beatty, el martes, en la entrega del premio. EFE

Paul Beatty se convertía anoche en el primer escritor estadounidense ganador del premio Man Booker gracias a una sátira sobre la raza y la violencia titulada The Sellout, que él mismo ha definido como “un libro difícil y difícil de leer”. La presente edición del prestigioso galardón literario que se falla en Londres ha estado marcada por la decisión del jurado de descartar a afianzados nombres de las letras en pro “del coraje y el deseo de asumir riesgos” de los seis escritores integrantes de la lista de finalistas.

La novela vencedora, la cuarta publicada por este autor nacido en Los Angeles (1962), tiene como protagonista a un joven afroamericano de un suburbio de esa misma ciudad californiana y que comparece ante el Tribunal Supremo como encarnación “del último de una larga lista de casos relacionados con la discriminación racial” (de nuevo, a manos de la policía). El libro es un examen sobre las relaciones raciales en la América moderna y, en palabras de los jueces del Booker, “destripa todos y cada uno de los tabúes sociales”.

Abierta sólo desde hace tres años a todos los escritores en lengua inglesa, independientemente de su nacionalidad, la nómina de seis finalistas estaba dividida a partes iguales entre escritores británicos, estadounidenses y canadienses. El jurado había desestimado antes de esa criba final a nombres de la talla del Nobel JM Coetzee, la premio Puiltzer Elizabeth Strout o el ganador del premio Costa AL Kennedy, incluyendo en cambio la novela debut de la estadounidense Ottessa Moshfegh (el thriller psicológico Eileen), a sus 35 años la más joven de los contendientes

El cartel canadiense estaba representado por David Szalay (una colección de nueve relatos cortos bajo el título All That Man Is) y Madeleine Thien (Do not say we have nothing, sobre los convulsos cambios políticos en la China del siglo XX). Los británicos Graeme Macrae Burnet (con el thriller histórico His Bloody Project) y Deborah Levy (Hot Milk), la única firma que ya había sido candidata en la edición de 2012, completaban la lista.

Paul Beatty, que no figuraba en las quinielas de favoritos, ha recogido el premio durante una gala en el Guildhall de Londres tremendamente emocionado y apenas capaz de articular su discurso a causa del llanto. El Man Booker le reportará una dotación 50.000 libras y el valioso añadido del prestigioso sello Booker, pero sobre todo le recompensará los siete años vertidos en la escritura de The Sellout.