Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bob Dylan, dejando huella en la alfombra roja de la historia

Es una victoria histórica del 'rock’n’roll' y un reconocimiento al tipo que prácticamente se inventó este oficio

Bob Dylan cuando recibió la Medalla de la Libertad en la Casa Blanca en 2012.
Bob Dylan cuando recibió la Medalla de la Libertad en la Casa Blanca en 2012.JIM LO SCALZO (EFE)

Hace cinco minutos Santiago Alcanda anunciaba en su programa que al viejo Bob le han otorgado el Premio Nobel. Se me ha puesto la carne de gallina.

Más información
Bob Dylan, premio Nobel de Literatura 2016
No hay Nobel de música
La voz de todos

Le escucho nervioso cambiar sobre la marcha el programa que tenía preparado. Voy a abrir una cerveza y a poner Workingman blues #2, mi canción favorita.

Esta tarde llamaré a todos mis amigos dylanitas —tengo bastantes— porque sé que estarán igual de emocionados o más que yo. Es una victoria histórica del rock’n’roll y es también un reconocimiento glorioso a un oficio y al tipo que prácticamente se inventó este oficio. Nos cambió la vida a algunos cuando escuchamos. Like a Rolling Stone por primera vez. Ya sabes, no entendíamos lo que decía, pero sabíamos que tenía que ver con nosotros. Nadie ha contado los grandes cambios del siglo XX a través de las canciones como Dylan. Sigue haciéndolo en el siglo XXI. No me refiero al mundo del espectáculo.

Me emociono al escuchar la noticia en la radio. No fue divertido verle tocar delante del Papa, pero me gustaría verle recibir el Nobel con esa cara de no saber dónde ha dormido anoche mientras los escritores exquisitos levantan las cejas en las fotos de las contraportadas de sus libros. Muchos de mis amigos poetas estarán celebrándolo también. Alguno de ellos mataría por ser una estrella de rock, pero Dylan nunca se mató a escribir para que le consideraran un poeta. Sigue jugándose la vida en la carretera en una gira eterna y sacando discos fantásticos metiendo la uña en el cancionero tradicional de la música norteamericana o colocándose el frac de Frank Sinatra. Sigue dejando huella en la alfombra roja de la historia.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS