Un cuadro de Van Gogh en manos privadas sale a la luz

La pintura será ofrecida en la edición estadounidense de TEFAF, la Feria de arte y antigüedades de Maastricht

El cuadro redescubierto de Vincent van Gogh titulado 'Grupo de casas antiguas con la iglesia nueva en La Haya' (1883).
El cuadro redescubierto de Vincent van Gogh titulado 'Grupo de casas antiguas con la iglesia nueva en La Haya' (1883).

Estudiado hasta el último detalle de su vida y obra, Vincent van Gogh sigue sorprendiendo. Lo último ha sido la recuperación de un cuadro de su primera época titulado Grupo de casas antiguas con la Iglesia Nueva en La Haya (1883). La obra ha formado parte durante los últimos cincuenta años de la colección particular de una familia francesa, que permanece en el anonimato. Adquirido el pasado verano por el marchante holandés de arte Bob Albricht, será ofrecido por 2,2 millones de euros en TEFAF Nueva York, la primera edición de la aventura estadounidense de la Feria de Arte y Antigüedades de Maastricht (del 21 al 26 de octubre).

No es un van gogh nuevo, pero sí recuperado para el gran público, al menos durante un tiempo. Confirma además la vitalidad de los coleccionistas y los museos particulares, imprescindibles ya para las grandes salas. En este caso, el lienzo, de 35,5 x 26 centímetros, corresponde a la etapa de Nuenen, la ciudad holandesa donde predicaba el padre del pintor, un pastor calvinista. Carece de los colores vibrantes de sus años en Francia, y retrata edificios, en lugar de sus célebres lirios, girasoles o almendros en flor. “Pero el tratamiento de la pintura revela una mano segura y capaz de sugerir una superficie dada con unas pocas pinceladas; o bien de crear luz entre los edificios a base de líneas finas”, en palabras de Fred Leeman, antiguo conservador jefe del museo Van Gogh, de Ámsterdam, que lo ha estudiado a fondo.

El marchante Albricht dirige una galería en la ciudad holandesa de Oosterbeek, al este del país, y tiene una sucursal en Londres. Según él “hay muy pocas posibilidades de encontrar otro cuadro similar del pintor en manos privadas”. En posesión de la familia Van Gogh hasta 1903, cambió de dueño por última vez en 1970 hasta llegar al coleccionista galo. “No solo es lo mejor de mi colección, espero que también lo sea del TEFAF neoyorquino”, ha añadido. Algo sucio, el lienzo ha sido limpiado, y según el museo Van Gogh, de Ámsterdam, “aparece en varias publicaciones y fue mencionado por primera vez en el catálogo de su obra de 1928”. Aunque la sala “no se pronuncia sobre cuadros redescubiertos”, sí menciona, sin más detalles, su paso por una subasta en 1985. “En 2005 fue expuesto en el Museo Municipal de La Haya (Gemeentemuseum). A principios de año, uno de nuestros conservadores lo examinó a instancias del señor Albricht”.

Van Gogh vivió con sus padres en Nuenen entre 1883 y 1885 y pintó abundantes escenas campesinas que cristalizaron en su Familia comiendo patatas (1885). La tela es muy oscura, a pesar del trabajo puesto en la luz de la lámpara que cuelga del techo. El artista solo se dio cuenta de los tonos sombríos de su etapa holandesa cuando viajó a Francia. En esos primeros años captó también el templo paterno en Feligreses saliendo de la iglesia calvinista de Nuenen (1884). Robado en diciembre de 2002 del museo del pintor la capital holandesa, fue recuperado a principios de octubre por la Guardia de Finanza italiana en una operación contra el tráfico internacional de cocaína, controlada por la Camorra.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS