Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cine y teatro, según Miguel del Arco

TCM presenta un ciclo que reúne películas clásicas basadas en textos escritos para los escenarios

Actor, guionista, adaptador, dramaturgo, director de escena… Miguel del Arco es una de las grandes personalidades del teatro español reciente. Su nombre está asociado a los montajes más renombrados de las últimas temporadas, como De ratones y hombres, basado en la célebre novela de John Steinbeck, que él adaptó para las tablas del Teatro Español de Madrid y por el que ganó el premio Valle Inclán en 2012. Ha triunfado también con sus versiones de El Misántropo de Molière; Un enemic del poble de Henrik Ibsen o La violación de Lucrecia, de William Shakespeare con la gran Nuria Espert. Antes del verano, su espectáculo titulado ¡Cómo está Madriz!, interpretado por Paco León, desató una cierta polémica entre parte del público, pero las butacas del Teatro de la Zarzuela se llenaron, función tras función, avalando su renovadora propuesta.

Y su actividad no se detiene. El 22 de octubre estrenará en la Semana Internacional de Cine de Valladolid su primera película: Las furias. Una historia basada en la mitología griega que cuenta las pasiones, amores y recelos que habitan en el seno de una familia. Además, del 24 al 28 de ese mismo mes Miguel del Arco presentará en TCM un ciclo sobre cine y teatro que reunirá películas clásicas basadas en textos escritos para los escenarios, como Un tranvía llamado deseo, y producciones más recientes, como August, que también tienen su origen en las tablas.

En la entrevista que abre esta programación especial, Miguel del Arco recuerda cómo se aficionó a estas dos artes: “Yo soy de un barrio de Madrid, de Carabanchel e iba a un colegio de curas, a los marianistas. Había un gran salón de actos donde hacíamos algo de teatro, pero lo que a mí realmente me gustaba es que ponían mucho cine. Lo que pasa es que hacer cine es muy complicado. El teatro es más artesanal, más cercano y me tiré al teatro”. Y después de dirigir su primer película ¿cómo ha vivido las diferencias entre las dos disciplinas? “Para mí el teatro es actor y palabra, puedo prescindir de todo lo demás, pero del actor y de la palabra nunca”, comenta. “Pero en el cine, puedes contar con muchos otros elementos”, reflexiona.

Comedias ligeras, profundos dramas históricos, intensos y emocionantes thrillers… En el teatro, como en el cine, caben todos los géneros. Todas las pasiones y preocupaciones que envuelven al ser humano pueden ser representadas encima de los escenarios o frente a una cámara. Y así, la última semana del mes de octubre, los espectadores de TCM podrán asistir a una completa temporada teatral de otoño, sin moverse de sus casas, frente a la pantalla de su televisor y de la mano de uno de los grandes de la escena actual: Miguel del Arco.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >