Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | Robinson, una aventura tropical / El pincel mágico

Lejos de la centralidad de Pixar

También podemos hablar de Edad de Oro cuando en los trabajos menores se detectan destellos interesantes

Escena del filme 'El pincel mágico', dirigido por Zhong Zhixing.
Escena del filme 'El pincel mágico', dirigido por Zhong Zhixing.

EL PINCEL MÁGICO

Dirección: Zhong Zhixing.

Animación.

Género: fantasía.

China, 2016

Duración: 87 minutos.

ROBINSON, UNA AVENTURA TROPICAL

Direccion: Ben Stassen y Vincent Kesteloot.

Animación.

Género: aventuras.

Bélgica, 2016

Duración: 90 minutos.

Cuando se habla de Edad de Oro –y hoy tenemos a mano tanto la del cine de animación como la de la nueva ficción televisiva-, se tiende a pensar en un alto censo de obras excelentes. Se atreve este crítico a proponer una variable: también podemos hablar de Edad de Oro cuando no sólo en el ámbito de las obras incuestionables, sino también en el de los trabajos menores se detectan destellos interesantes, puestas en cuestión del lenguaje canónico, constantes planteamientos de problemas… La coincidencia de dos estrenos de animación muy alejados de la centralidad de Pixar invita a reflexionar sobre este asunto.

Tras una trayectoria inicial centrada en la producción de muy discutibles animaciones en 3D para salas IMAX, el estudio belga nWave Pictures dio un salto de ambición con su largo La casa mágica (2013), que ahora se prolonga con Robinson, una aventura tropical. Relectura y reducción, a vista de animal, del clásico de Defoe, la película brilla en el barroco detallismo de sus fondos, la riqueza de sus texturas y la estilización tendente al trazo realista de sus personajes humanos. Los grimosos gatos villanos, el guacamayo narrador y un chivo que, en el doblaje, se beneficia del carisma cómico de Joaquín Reyes logran paliar la falta de carisma del resto de fauna secundaria.

Tráiler del filme 'Robinson, una aventura tropical'.

El pincel mágico de Zhong Zhixing supone una propuesta mucho más exótica: una producción china de animación digital que revive un viejo relato tradicional que, en 1954 y 1955, ya había inspirado dos adaptaciones en stop-motion. Las limitaciones de producción restan fluidez a los movimientos, pero la película no escatima originalidad ni en soluciones visuales –ese Espíritu de Tinta convertido en dinámica mancha negra sobre papel en sus incursiones terrenas-, ni en iconografía –la gigantesca tetera viviente-, ni en sus sorprendentes diseños de personajes.

Tráiler del filme 'El pincel mágico'.