Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El barbero de Sevilla’ se muda al desierto

Dubái culmina la construcción de su primera sede para artes escénicas, un teatro de ópera que inaugurará Plácido Domingo

La nueva ópera de Dubái que inaugurará Plácido Domingo el próximo día 31.
La nueva ópera de Dubái que inaugurará Plácido Domingo el próximo día 31.

Un edificio de acero y cristal inspirado en una embarcación tradicional árabe será, a los pies del Burj Khalifa, la torre de pisos más alta del mundo, la sede del teatro de la ópera en Dubái, en el barrio conocido como Downtown. Abrirá el 31 de agosto con la actuación del tenor español Plácido Domingo. A pesar de sus ambiciones internacionales y la fama de sus grandes proyectos de construcción, el emirato no tenía hasta ahora una sede para las artes escénicas.

El diseño, firmado por el arquitecto danés Janus Rostock, recuerda a los dhows, los barcos que durante siglos han surcado el golfo Pérsico y que aún hoy pueden verse en la ensenada de Dubái. De líneas ondulantes, su silueta contrasta con los rascacielos que lo rodean. Ese entorno, calificado con la habitual grandilocuencia local como “el kilómetro cuadrado más prestigioso del mundo”, aspira a convertirse también en el centro de la cultura y las artes del emirato.

Puede sonar pretencioso cuando esta parte del mundo carece de tradición operística y teatral, y la educación en esos ámbitos es muy limitada. Sin embargo, no falta empeño. El proyecto inicial, un diseño de Zaha Hadid anunciado a bombo y platillo en 2008, quedó relegado por la burbuja inmobiliaria que afectó a Dubái al año siguiente.

El nuevo plan, que el jeque Mohamed Bin Rashid al Maktum presentó en 2012, trasladó la sede desde la ensenada que era el centro tradicional del emirato hasta el nuevo eje de desarrollo turístico y comercial. La zona es propiedad del grupo Emaar, una empresa mixta cotizada, que también ha construido la ópera, aunque no ha facilitado datos sobre su coste.

Del Royal Albert Hall

Para dirigir la institución, los responsables han contratado a Jasper Hope, quien hasta su traslado a Dubái en enero de 2015, era el jefe operativo del Royal Albert Hall de Londres. Este profesional británico ha admitido el reto que supone introducir ópera, música clásica o ballet en una ciudad más conocida por su mentalidad de negocios, sus centros comerciales y lugares de ocio. “Hay que empezar por algo”, admitía Hope en una reciente entrevista.

Tras la inauguración a cargo de Plácido Domingo, el programa incluye durante los próximos meses las óperas El barbero de Sevilla, de Rossini, y Los pescadores de perlas, de Bizet, un recital del tenor José Carreras, el ballet Coppelia y el musical West Side Story, entre otros. Los precios, a partir de 70 euros, resultan razonables para los estándares de Dubái. Está por ver la respuesta de la variopinta población del emirato, compuesta en un 90% por extranjeros, buena parte de los cuales son trabajadores con escaso poder adquisitivo.

El objetivo es atraer a un público geográficamente más amplio, algo que ya intentó antes la Ópera de Mascate (Omán), inaugurada hace cinco años y cuyos resultados han sido modestos. Tal vez conscientes de ello, los patrocinadores del proyecto en Dubái han concebido el edificio como un espacio multidisciplinar capaz de transformarse de teatro en sala de conciertos o incluso salón de banquetes, según las necesidades.

Orquesta y caparazón

En su configuración como teatro de ópera, musicales, ballets o grandes obras dramáticas y conferencias, el nuevo equipamiento puede acomodar entre 1.940 y 2.040 espectadores.

Como sala de conciertos, un ingenioso sistema de paneles permite crear un caparazón alrededor de la orquesta para mejorar la acústica. Además, el escenario puede variar de tamaño para ajustarse al número de intérpretes.