Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿QUÉ SE VE EN EL MUNDO? | COLOMBIA

Las biotelenovelas y los ‘realities’ encienden la televisión colombiana

Las tramas que cuentan la vida de personajes populares siguen generando sintonía

Escena de 'Hasta que te conocí', la serie que relata la vida del cantante mexicano Juan Gabriel.
Escena de 'Hasta que te conocí', la serie que relata la vida del cantante mexicano Juan Gabriel.

La escena de la familia reunida todas las noches frente al televisor siguiendo, casi religiosamente, una telenovela es cada vez menos frecuente en Colombia. Los índices que miden la sintonía (audiencia) de la televisión abierta lo demuestran. El rating más alto desde 1998 lo tuvo en el año 2012 un capítulo de Escobar, el patrón del mal. La serie que retrató la vida del narcotraficante Pablo Escobar, interpretado por el actor Andrés Parra, alcanzó a marcar 26,9 puntos. Un récord.

Hoy La niña, la historia de una joven que escapa de las FARC tras cinco años de permanecer reclutada en la selva, es una de las series más vistas en la televisión nacional. Su rating, que apenas llega a 11,9, roza con el de Desafío súper humanos, un reality de supervivencia. La medición de audiencias, hecha por Ibope, la misma empresa que mide las audiencias en Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Ecuador, Panamá, Guatemala y Costa Rica, demuestra que los colombianos cada vez encienden menos el televisor para sintonizar lo que ofrece la parrilla de programación nacional. Según un estudio de ComScore, Netflix tiene más televidentes que los canales de televisión en abierto. Colombia, con más de 500.000 usuarios, es el tercer mercado de América Latina de esta empresa.

Jesús Arley López, guionista y director colombiano, dice que a pesar de los cambios en el sector, en el país siguen teniendo éxito los reality (algunos ya con más de 10 ediciones consecutivas) y, desde el año 2010, las biotelenovelas (series biográficas), que han llevado a la pantalla chica la vida de cantantes populares, capos del narcotráfico y futbolistas. Aunque a principios de los noventa la telenovela Escalona, basada en la vida del compositor vallenato Rafael Escalona y protagonizada por el cantante y actor Carlos Vives, tuvo un éxito memorable, solo hace seis años la trama centrada en la historia de algún famoso volvió a repuntar. Amor sincero, que narró la vida de la cantante de música popular colombiana Marbelle, que se forjó entre dificultades económicas y se convirtió en una de las voces más reconocidas del país, demostró que ese género tenía el potencial suficiente para captar audiencia. Por eso, desde entonces, se han emitido más de 10 biotelenovelas, casi todas con importantes niveles de sintonía.

Tras llevar a la televisión la vida del cantante vallenato Diomedes Díaz (El Cacique), de la cantante popular Helenita Vargas (La Ronca de Oro), del músico Joe Arroyo (El Joe) y de la legendaria reina de la salsa Celia Cruz (Celia), los canales nacionales han empezado a comprar producciones de afuera. Hace unas semanas culminó la emisión de Hasta que te conocí, una producción de Disney, emitida originalmente por TNT, que retrata la vida del cantante mexicano Juan Gabriel, interpretado por el actor colombiano Julián Román. Desde su primer capítulo arrasó en audiencia. Pronto, logró ubicarse como la producción extranjera más vista en la historia de Colombia. Parece que atrás han quedado historias como Café, con aroma de mujer (1995) o Betty, la fea (1999), ganadora del Guinness Record como la telenovela más exitosa de todos los tiempos.

Para Dago García, vicepresidente de producción del canal Caracol, el triunfo de las telenovelas que relatan la vida de algún famoso radica en que los televidentes se identifican porque saben que están viendo a alguien que conocen, que es real. “Hay cierto morbo por conocer detalles de la vida de un personaje que de alguna forma han seguido y sienten cercano. El placer no está en la sorpresa sino en el reconocimiento, todos saben lo que va a pasar y eso atrae”, dice. “Cuanto más humanos, más generan cercanía e identificación. La música y el arraigo popular son los mejores rieles para el reconocimiento y allí las audiencias encuentran conexión por empatía y morbo”, declaró recientemente al diario El Tiempo el experto en televisión Mario Morales.

Sobre el éxito de los realities, García dice que en Colombia, a diferencia de otros países, se tuvo que cambiar el formato para que fuera exitoso y rentable. “Logramos que la audiencia los asuma casi como a una telenovela dentro de un concurso. Los televidentes los sigue a diario, se identifican con los participantes”. Hasta su último capítulo, A otro nivel, un concurso musical que terminó hace unas semanas, fue el líder de la noche en la televisión nacional.

Hecho en Colombia

Aunque es frecuente que los colombianos hablen más de producciones de afuera como Juego de tronos, Orange Is the New Black o House of Cards, que de las que se producen y emiten exclusivamente en el país, lo cierto es que series hechas en Colombia para canales internacionales como Fox, Natgeo, Discovery o Netflix también hacen parte de las preferencias de los colombianos. Una de las que ha tenido más éxito en los últimos años ha sido Narcos, serie que cuenta la historia del narcotráfico en Colombia con Pablo Escobar a la cabeza, que tuvo a la productora colombiana Dynamo como apoyo y cuyas grabaciones se realizaron en su mayoría en territorio nacional.