Una banda ocasional con dos voces de raza

Los norteamericanos Shawn Colvin y Steve Earle graban a mano a mano su primer disco después de tres años recorriendo juntos el país

Los cantantes y compositores Shawn Colvin y Steve Earle.Alexandra Valenti

Más información

Son dos en la carretera pero también dos de los cantautores norteamericanos con más personalidad y raza en este siglo XXI. Steve Earle, rockero virginiano de nacimiento crecido en Texas, activista socialista, poeta y actor ocasional en series tan imprescindibles como Treme y The Wire se muestra encantado de su asociación con Shawn Colvin, cantante de Dakota del Sur con varios premios Grammy en su carrera. Ambos han publicado un álbum conjunto, Colvin & Earle, producido por un amigo común, Buddy Miller.

“Vi a Shawn Colvin por primera vez en 1990. Yo estaba haciendo una gira en solitario y la vi actuar en el Iron Horse Music Hall de Northampton, en Massachusetts, y comprobé que tenía una forma de actuar muy parecida a la mía, una intérprete muy contundente en directo”, explica Earle. “Pasaron unos años y grabó mi canción Someday en su álbum de versiones, Cover Girl, y siempre estuve agradecido por eso, pero no tuve oportunidad de decírselo hasta que me volví a encontrar con ella y nos sentamos a tomar algo y tocar un par de temas. La gran sorpresa fue cómo nuestras voces empastaron de bien y eso me hizo pensar en grabar juntos un disco”, añade.

Come What May fue la primera canción que compusieron ambos. “Fue en Nashville y después nos juntamos en Austin y Nueva York donde escribimos el resto”, cuenta Colvin, que reconoce haber aprendido mucho al componer junto a Earle. “Es muy rápido e intuitivo. Su instinto siempre acierta. Aprendí a dudar menos de mi intuición y a disfrutar más escribiendo. Tocar juntos es un regalo porque me encanta estar en una banda y ser guitarrista cantando armonías”.

Steve Earle ha interpretado varios dúos vocales con grandes artistas femeninas como Lucinda Williams, Alison Kraus, Sheryl Crow, Eleanor Whitmore o su exesposa Allison Moore, pero piensa que lo que hace con Colvin no son dúos: “Es diferente. Esto es una banda, cantamos la mayor parte de los temas a la vez, no separadamente. Lo nuestro es más bien como Crosby, Stills & Nash, que se unen para hacer algo distinto de lo que hacen por su cuenta”. Colvin, que puso una segunda voz a Suzanne Vega en la célebre composición Luka, ha cantado también junto a James Taylor, Mary Chapin Carpenter y, más recientemente, con David Crosby y Marc Cohn.

Piezas clásicas

Aparte de los temas compuestos en la carretera, ambos también han aportado versiones de piezas clásicas como Tobacco Road de The Nashville Teens, que Earle escuchaba en los días en que estaba aprendiendo a tocar la guitarra, Ruby Tuesday, uno de los temas favoritos de los Rolling Stones, o Baby’s In Black de los Beatles, que Lennon y McCartney cantaron a dos voces. “Es una canción que ya cantaba con Buddy Miller cuando estaba en mi banda durante la gira de 1997-98. Escuchábamos a gente como The Louvin Brothers y tratábamos de imitarlos. Luego Shawn y yo la cantamos todas las noches en el bis. Algo parecido sucede con Wake Up Little Suzy de los Everly Brothers que cantábamos al principio de los conciertos en la gira original”, dice Earle. “Hemos estado tan ocupados de un sitio a otro que no hemos tenido mucho tiempo para componer, así que añadimos unas cuantas versiones. Quizá en un segundo disco escribamos todo el repertorio”, apunta.

Tell Me Moses es una alegoría donde Earle vuelve a recurrir a imágenes y figuras del Antiguo Testamento. Hay un par de estrofas que aluden al domingo sangriento de la manifestación de Selma, Alabama, que encabezó Martin Luther King en 1965, y al disparo mortal del policía blanco Darren Wilson al joven afroamericano Michael Brown en Ferguson, Misuri, en 2014. “El mayor error que cometemos en la sociedad occidental es esa manera de tratar con la muerte”, ha dicho Earle en varias ocasiones a la hora de comentar las canciones de sus dos últimos discos. “Intento hacer paz de la muerte y, en cierto modo, es algo que también está presente en este disco con Shawn. El sentido de la pérdida, envejecer, que las relaciones no funcionen, vivir de cerca la enfermedad de Julie Miller, la esposa de Buddy, o la muerte de mi padre, son hechos que imprimen cierto aire de oscuro romanticismo a mis letras”, señala el aguerrido cantante.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50