Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura Esquivel regresa a la cocina de ‘Como agua para chocolate’

La escritora y diputada mexicana publica, 27 años después, la continuación de su conocida obra

La autora mexicana Laura Esquivel en Madrid.
La autora mexicana Laura Esquivel en Madrid.

El fogón de la cocina de Como agua para chocolate no se ha apagado. Casi 30 años después de que esta historia fue escrita, su autora, Laura Esquivel, (Ciudad de México, 1950) lo aviva con El diario de Tita, la segunda parte de lo que ha decidido se convierta en una trilogía. Sentada en un hotel en el centro de Madrid, la escritora revela que “tenía que envejecer” para poder explicar lo que quiso decir en la que fuera su primera novela. “Si este libro se hubiera escrito inmediatamente después del primero, definitivamente sería diferente porque tengo otra perspectiva de la novela, de la vida misma".

La segunda entrega está escrita en forma de diario, el libro que llevaba la protagonista de la primera historia. Con fotografías, ilustraciones y flores, Tita regresa para revelar dos décadas que no son contadas en Como agua para chocolate. “Pueden encontrar todo lo que pasó con ella a partir de su decisión de no casarse con John Brown, quedarse en el rancho y concretar su revolución. Qué pasó entre ella y Pedro, cómo vivieron esos 20 años".

La comida sigue siendo un elemento crucial, y las revoluciones siguen presentes. No solo en su obra, también desde el asiento que ocupa en la Cámara de Diputados de México. “Si en Como agua para chocolate decía que somos lo que comemos, en la segunda parte digo también que somos lo que sembramos", afirma convencida. Como diputada de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido que creó el excandidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, asegura que en la política también se empieza por la siembra. “Todos los de Morena donamos la mitad de nuestro salario a una universidad que creó la organización. Es lo que estamos sembrando”.

Laura Esquivel regresa a la cocina de ‘Como agua para chocolate’

En El diario de Tita (Suma de Letras), la protagonista describe con detalle su lucha por acabar con una tradición familiar que considera injusta. Y aunque parece triunfar, sabe que su éxito se verá reflejado en las generaciones siguientes. Al igual que ella, Esquivel está consciente de que a nivel legislativo “es difícil concretar la voluntad de cambio, porque hay acuerdos de una mayoría aplastante que no lo permiten”, pero asegura que el simple hecho de llegar a la Cámara de Diputados es significativo.

Un ejemplo de lo que no ha podido cambiar como diputada es la ley 3 de 3, una iniciativa ciudadana por la que políticos y empresarios debían hacer públicos sus bienes e intereses personales, y que fue aprobada en junio con polémicos cambios. “Es tan increíble que ellos [el Gobierno] sigan empeñados en evitar la transparencia. Dicen que la reforma educativa no es negociable, pero cuando se aprobó la ley 3 de 3 y los empresarios salieron a marchar [se manifestaron] de traje y corbata, el presidente pidió inmediatamente que ellos no presenten declaración”, dice indignada. “Esa ley sí es negociable porque iban a salir todas las ligas del Gobierno con las grandes compañías constructoras. La casa donde vive el presidente saldría ahí inmediatamente, de dónde vino y cuáles son sus nexos”.

La autora tampoco se corta al hablar de la situación política de España, nación que considera que, al igual que México, “tiene que lograr tender lazos y puentes para completar el proceso de ponerse de acuerdo por el bien de la mayoría”. Y aunque en sus historias la comida es una manera para sanar y arreglar las cosas, considera que no hay una receta para mejorar la situación en la que se encuentra su país. “Si la hubiera, la cosa no estaría tan mal”. Para ella, las personas que quieran lograr este cambio tienen que conocer a fondo la situación de México: “No es por nada, pero tendrían que hacer lo que ha hecho Andrés Manuel López Obrador, no una, sino tres veces, que es recorrer hasta el último municipio del país”.

Así como Tita tuvo que esperar dos décadas para ser completamente feliz, a la pregunta de si considera que López Obrador deba intentar por tercera ocasión llegar a la presidencia, la mexicana responde confiada que el político “sí lo va a intentar, y espero que esta vez lo logré”.