Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libros directos al tímpano

En Alemania, Reino Unido o EE UU el audiolibro está consolidado como una alternativa a la lectura convencional

España trata de seguir ese camino

El actor Javier Fernández graba un audiolibro en el estudio Miut de Barcelona.
El actor Javier Fernández graba un audiolibro en el estudio Miut de Barcelona.

Esa persona que, con la mirada perdida, escucha los auriculares en el metro, puede en realidad que esté leyendo a Cervantes o un novelón histórico. Porque los libros no solo entran por los ojos, sino también por los oídos. El formato audiolibro, bien asentado en países como Alemania, Reino Unido o EE UU, pelea también por hacerse relevante en español, idioma en el que la cosa es más bien floja. Aunque haberlos haylos. Precisamente para promocionar ese medio que mete la literatura por la orejas se celebra en estos días la primera Semana del Audiolibro.

En España, el sector aún no recoge datos, pero la Asociación de Editores estadounidense contabiliza 3,9 millones de descargas en 2015, lo cual supone unos ingresos de 186 millones de euros y un crecimiento del 24% con respecto al año anterior. El 76,3% de esos audiolibros fue de ficción, frente al 23,7% de no ficción. Los editores españoles quieren seguir ese camino.

Estos días se celebra la primera semana dedicada al medio en castellano

Ofertas y promociones

“Vivimos en un mundo rodeado de estímulos que no nos deja ni la concentración ni el tiempo para leer y, además, solemos llevar siempre encima algún dispositivo que nos permite reproducir audio”, dice Rosa Sala, CEO de la Seebook, la plataforma promotora de la Semana, que incluye descuentos, ofertas o promoción del audiolibro en redes (por ejemplo, mediante la publicación de textos críticos), entre otras actividades. “En Alemania los audiolibros se venden en formato CD, nosotros lo que hemos creado son unas tarjetas que tienen presencia física en las librerías y que luego permiten descargarse el libro en Internet”, dice Sala. Los principales canales en la Red para el audiolibro son sitios como Audible, Audioteka o iBooks.

En Estados Unidos se registraron 3,9 millones de descargas en 2015

En España hay un puñado de editoriales que se dedican a producir libros de los que golpean el tímpano. “Yo solía escuchar audiolibros en inglés hasta que, hace siete años, decidí hacerlos por mi cuenta”, relata Alejando Kahn, de Sonolibro. “En este tiempo hemos llegado a ser rentables y tener buenas perspectivas: el truco es tener varios estudios y producir todo el rato para dar una oferta amplia”. ¿Las dificultades? Además del desconocimiento de la mayor parte del público, Kahn se queja de que los grandes grupos editoriales no les dejan producir audiolibros de sus autores estrella. Una particularidad de los productos de Sonolibro es que son dramatizados, con varios actores, banda sonora y efectos de sonido, lo cual los acerca bastante al género del radioteatro, cuestión esta bastante polémica en el sector. En Sonolibro venden bien obras de Eric Frattini, Nieves Herrero, Mario Escobar o Alberto Granados, y también tiran de clásicos (que además no tienen derechos) como las Rimas y leyendas de Bécquer o las obras de Dickens. “Ahora vamos a lanzar versiones de El principito y de Alicia en el país de las maravillas que no van a tener parangón”, dice Kahn con orgullo.

De los grandes grupos editoriales es Penguin Random House el que parece apostar más fuerte por el formato, inspirados y asesorados por sus secciones en otros países. En 2014 sacaron 20 títulos a modo de experiencia piloto y la cosa fue bien, así que se espera que a finales de este año ya sean cien los títulos producidos. “Es importante abrir mercado en España y dar a conocer aquí esta categoría”, dice Carmen Ospina, directora de Estrategia Digital y Desarrollo de Negocio, quien también apunta que buena parte de su mercado está en Latinoamérica o entre la comunidad hispanoparlante de EE UU. Entre los más vendidos de su grupo se encuentran La casa de los espíritus de Isabel Allende, Los pilares de la tierra o la Trilogía del siglo de Ken Follet, Steve Jobs: la biografía de Walter Isaacson, Como agua para chocolate, de Laura Esquivel y diversos títulos de autoayuda. La lista sirve para evidenciar que en general, el mundo del audiolibro se mueve entre los títulos más comerciales, el manual práctico o los clásicos.

La editorial Penguin Random House llegará a los 100 títulos en 2016