Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Freida Pinto y el creciente poder de las chicas

La actriz apuesta por la fuerza de las historias para cambiar la sociedad en un acto previo a la entrega de los premios IIFA de Bollywood

La actriz Freida Pinto, este mediodía en el Foro Empresarial España - India, en la Cámara de Comercio de España.
La actriz Freida Pinto, este mediodía en el Foro Empresarial España - India, en la Cámara de Comercio de España.

Tardó en llegar, pero cuando llegó, la sonrisa de Freida Pinto borró cualquier queja. La actriz india cerraba el Foro Empresarial España-India -que se ha celebrado esta mañana en la Cámara de Comercio de España- con una charla con otra gran estrella de su país, Anil Kapoor, el actor cuyo tupé desafía las leyes de la gravedad y de la desforestación. Ella llegó media hora tarde, y Kapoor se sumó al coloquio a falta de 15 minutos, en un retraso que parece una tradición dentro de los actos que este fin de semana se desarrollan en Madrid con motivo de la entrega de los 17ª edición de los IIFA, los premios del cine de Bollywood de la Academia Internacional del Cine de la India: no son los únicos que glosan las mejores películas de esa industria, pero desde luego tienen su peso.

Pinto (Bombay, 1984) y Kapoor (Chembur, 1956) forman parte de una inmensa delegación -algunos hablan de hasta 15.000 personas- que despliega la promoción de Bollywood en Madrid. Y desde luego la actriz, que logró la fama con Slumdog Millionaire, no defraudó, incidiendo en la necesidad de nuevas historias que cambien la sociedad. "Es muy importante que el cine no se centre solo en la taquilla, sino que impulse los cambios sociales. Soy una privilegiada, participé en una película que instantáneamente fue amada por todo el mundo, y que llegó adonde no alcanzaron otros. En ese impulso de mi carrera me di cuenta de mi responsabilidad y de mi privilegio como cuentahistorias y como parte del joven talento indio. Y por eso me centré en buscar guiones con chicos y chicas indios que aportaran un nuevo punto de vista al público".

 

Cambio de vida

Si Slumdog Millionaire,  de Danny Boyle, le cambió su carrera, Trishna, de Michael Winterbottom, le cambió la vida. "Mucha gente se cree que puedes interpretar a cualquier mujer de la India, sin darse cuenta de lo vasto y distinto que es mi país. Investigué mucho para ese filme, me empapé del ambiente de la zona en la que se desarrollaba y me entrevisté con chicas que habían sufrido el mismo drama", es decir, que abandonaron el colegio para casarse. Con un inglés exquisito, muy alejado del tópico acento hindú, y remarcando todas sus palabras con grande gestos, Pinto describió una entrevista que le abrió la mente y tras la cual se dio cuenta de que el cambio de mentalidad tenía que ser más grande de lo imaginado. "Si me preguntan en qué invertir, yo aconsejo que en mujeres, porque son lo más valioso de mi país, y porque a través de ellas reformas una nación. En todo el mundo hay más de 600 millones de chicas que no van al colegio. No puedes olvidarte de eso cuando ruedas".

Con Kapoor ya enfrente interrogándole como otro fan más, Pinto explicó que su visión es solo suya, pero que se siente a su vez portavoz de una industria como Bollywood. "Debemos contar historias locales, nuestras, con más protagonistas femeninos fuertes. Mi padre me hizo ver de niña películas de los ochenta con aquellas mujeres de carácter, y así me eduqué. Da igual el presupuesto con el que cuentes, porque el dinero no significa nada al lado de la historia: ese es corazón de una película".

De su carrera contó cómo elige los proyectos. "Yo nunca he seguido un plan predeterminado. Llegó Danny Boyle y me lanzó. Tuve suerte en ese empujón y en tener a mi lado un equipo adecuado. Hoy cuando me reúno con agentes de Hollywood, les pregunto qué proyectos tienen para mí, y cuando empiezan a hablarme de una chica de la India que sufre…, me voy. Sí, he cometido errores, pero de eso también aprendo. No merece la pena sumarte a un proyecto por dinero. Otras veces te apuntas a algo solo por un nombre. Como con Woody Allen y Conocerás al hombre de tus sueños: solo conocía una parte del libreto. Mira, una vez me llegó un gran guion de un gran director, pero no sentía el personaje. Lo rechacé, y meses después vi la película. Estupenda, pero sin embargo el que hubiera sido mi personaje seguía muy alejado de mí. Ahora bien, no va a decir que no a Allen".