Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la belleza animal a su tortura

Una exposición en La Casa Encendida elogia el hábitat natural y refuta el maltrato

Varias obras de la muestra Animalista,que se puede ver en La Casa Encendida.
Varias obras de la muestra Animalista,que se puede ver en La Casa Encendida. EL PAÍS

Dos espléndidos ejemplares de gorila ejercen de vigilantes de la belleza animal. Frente a ellos, perros, caballos, gatos, pájaros o tigres muestran el esplendor de su condición natural en una suerte de gabinete abigarrado a la vieja usanza. Son fotografías, pinturas y dibujos de casi un centenar de creadores, algunos muy conocidos, como Ouka Leele, Pierre Gonnord o Santiago Ydáñez, y otros jóvenes emergentes que han querido participar en una iniciativa novedosa que tiene por objeto criticar el maltrato animal y reivindicar los derechos de las bestias. Las obras se ven en la primera sala, bajo el título Representación, de la exposición Animalista, que hoy se abre al público en La Casa Encendida de Madrid.

La antítesis se halla justo enfrente: animales muertos estampados contra la calzada, imponentes cabezas de ciervos colgadas como trofeos, vacas descuartizadas, una mujer abierta en canal como un ternero, edificaciones de la industria cárnica con el lema “Lo que pasaba allí no le interesaba a nadie”... Es la sala Violencias, con el denominador común de la acción del hombre, con obras de los dibujantes El Roto y Forges o de Estela de Castro o Elena Fernández Prada.

No muy lejos, a modo de síntesis, la última sala: Respuestas. En ella se sitúan algunas de las acciones artísticas de Santiago Talavera, Alejandro Garrido o Sara Rosemberg, entre otros, encaminadas a luchar y concienciar sobre un problema que a menudo pasa desapercibido, con argumentos del tipo “No me interesa el tema”, “No quiero planteármelo” o “Hay otras causas más nobles”, como apunta una de las piezas.

No en vano, la comunidad artística se ha mostrado muy refractaria a entrar en el debate sobre el maltrato animal, explicó el comisario de la exposición, Rafael Doctor, coincidiendo con la opinión que había expresado la periodista Ruth Toledano, colaboradora de la muestra, junto a Enrique Marty y Ruth Montiel. ¿Y por qué? “Por el conservadurismo” del estamento artístico, respondió Doctor, y los valores del mercado y de las clases dominantes.

Abierta hasta el próximo 12 de junio, la muestra forma parte del proyecto global Madrid Capital Animal 2016, en el que también participan el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, la Calcografía Nacional, el Museo Lázaro Galdiano y Matadero de Madrid, y diversos establecimientos privados. Los escritores Manuel Rivas y Elvira Lindo o el político Juan Carlos Monedero son algunos de los numerosos conferenciantes.