Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fuerza unificadora de la música

Cuatro libro-discos abordan la problemática de los refugiados con un objetivo solidario

Javier Limón Ampliar foto
Javier Limón. 

A veces hay algunos proyectos en los que desde el principio tienes la convicción de que todo va a ser muy importante, de que todo el mundo va a recibir la idea a lo grande y de que merece la pena todo el tiempo y desgaste de energía, pero no pasa nada.

Otras veces sin embargo algunas aventuras comienzan muy poco a poco, sin pensar en grandes epopeyas mediáticas o faraónicos planteamientos de comunicación, simplemente con la ilusión de hacer algo bello y con cierto sentido social. Sin saber cómo, una respuesta del entorno inmediata, unánime y contundente hacen del proyecto algo mucho más global y hermoso de lo que jamás habías soñado. Este es el caso del Refugio del Sonido.

Al principio la idea consistía en que unos jóvenes músicos de la Universidad de Berklee grabaran algunas de mis composiciones inspiradas en las raíces culturales y musicales de los países ribereños del Mediterráneo. Durante la grabación surgieron conversaciones acerca del problema de los refugiados y casi sin pretenderlo fuimos llegando a la conclusión de que la obra debía estar conectada de algún u otro modo con esta problemática. Nos dimos cuenta de que si realmente queríamos construir algo que llamara la atención sobre esta tragedia, debía ser desde un punto diferente. Debíamos invitar a las grandes voces del pensamiento y de la cultura a dar su opinión y a contribuir con escritos para así construir algo más que una sencilla grabación fonográfica.

Alejandro Sanz y Jorge Drexler nos mandaron un pedacito de su alma y de su voz

Los grandes escritores, intelectuales y personalidades del pensamiento nos fueron regalando textos de muy diversas formas y estéticas que acompañan hoy a los cuatro discos del proyecto. De igual modo algunos artistas de máximo nivel como mis queridos Alejandro Sanz y Jorge Drexler nos mandaron un pedacito de su alma y de su voz para también contribuir desde su arte. Médicos Sin Fronteras y EL PAÍS se unieron inmediatamente tanto para ayudarnos con sus equipos de reacción a tener una visión realista de la situación como para colaborar en la búsqueda de fotógrafos y reporteros que nos ayudan a nutrir de contenido visual los libros. El periódico propone y dispone además multitud de espacios físicos y digitales para apoyar y reflexionar sobre esta iniciativa a todos los niveles.

El resultado final se materializa en cuatro libro-discos donde la problemática de los refugiados como argumento principal para el razonamiento, el análisis, e incluso la inspiración creativa, hacen de esta propuesta una llamada de atención sobre un problema al que no podemos volver la espalda más tiempo.

Para poner algunas caras a las palabras que visten algunos de los mensajes que queremos transmitir hemos invitado a algunos amigos para rodar una pequeña pieza de vídeo con la canción Vienen, interpretada por Alejandro Sanz y algunos alumnos de la Universidad de Berklee.

El trabajo está terminado, ahora le toca a la gente escucharlo y leerlo, hacerlo suyo y ayudarnos así a construir una comunidad diversa que sepa recibir a los que vienen con toda la dignidad y el respeto que se Merecen.

El primer-libro disco Mar Egeo estará a la venta a partir del domingo 22 de mayo con EL PAÍS por solo 2,95 € y el beneficio neto de esta iniciativa irá destinado a financiar los proyectos de atención a refugiados gestionados por Médicos Sin Fronteras, así como una beca para promover iniciativas culturales en los campos de refugiados.

A estos efectos se entenderá por beneficio neto, los ingresos brutos menos los gastos de producción y comercialización de la colección Refugio del Sonido e impuestos.