Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feria de San Isidro, toreros jóvenes y sin compromiso

Comienza un largo y descafeinado ciclo taurino de 31 festejos

Toreros durante el paseíllo en Las Ventas. Ver fotogalería
Toreros durante el paseíllo en Las Ventas.

Comienza la Feria de San Isidro, la más larga e importante del orbe taurino. Desde hoy, viernes, 6 der mayo, al 5 de junio, la plaza de Las Ventas será el punto de encuentro de los aficionados, donde se celebrarán 24 corridas de toros, tres novilladas y cuatro espectáculos de rejoneo. Están anunciados la mayoría de los toreros más conocidos (45 matadores, 8 novilleros y 9 rejoneadores), entre los que destaca un grupo de jóvenes llamado a protagonizar el cambio en la fiesta, y 29 ganaderías, (repiten Alcurrucén y Puerto de San Lorenzo), con especial predominio del encaste Domecq.

Un ciclo largo, descafeinado e irregular, carente de gestas y detalles innovadores, que ha perdido 599 abonados respecto al pasado año (4.500 desde 2012), en el que solo Castella, triunfador de 2015, se atreve a lidiar los toros de Adolfo Martín, mientras los nuevos valores se acomodan en los hierros comerciales.

En suma, una feria capital, que sigue los cánones de la tradición más conservadora, que no está a la altura de las exigencias de la fiesta ni responde con propuestas sorprendentes a la incertidumbre taurina actual.

La guinda la protagoniza Morante de la Puebla, triunfador en Sevilla, que no hará el paseíllo en el ruedo madrileño; tampoco estarán Pepe Moral y Javier Jiménez, que dejaron una buena impresión en la Maestranza, ni el mexicano Joselito Adame (tres ausencias incomprensibles), ni los hermanos Rivera Ordóñez, que prefieren un circuito menos comprometido.

Sea como fuere, la feria de San Isidro mantiene su carácter de referencia, es el escenario donde los toreros se juegan, además de la vida, su prestigio y su caché, y la afición espera encontrar al mesías que pueda liderar una ofensiva contra los enemigos de la fiesta, muchos de los cuales y los más peligrosos, están dentro.

Sebastián Castella es el único que ha contratado cuatro tardes, y con tres figuran Alejandro Talavante, López Simón, Roca Rey y Manuel Escribano, pero la novedad reside en los más jóvenes, supuestamente comprometidos con un teórico cambio generacional, cuya presencia lleva implícita una profunda decepción. López Simón, Gonzalo Caballero y los cinco que confirman la alternativa (Roca, Juan Leal, Román, Posada de Maravillas y José Garrido) se acomodan entre las ganaderías más comerciales y rechazan cualquier gesto que les diferencie de sus mayores. Solo el francés Leal se atreve a anunciarse con los toros de Pedraza de Yeltes.

Una de las noticias más positivas del ciclo es la vuelta de David Mora y Jiménez Fortes, heridos gravemente en este ruedo. Ambos están recuperados tras un largo proceso de rehabilitación y esperan encauzar sus respectivas carreras en la feria.

Un total de 16 toreros acuden dos tardes, entre los que destacan los dos que reaparecen, El Juli, Perera, Paco Ureña y Rafaelillo. Ocho novilleros harán el paseíllo, de los cuales cuatro debutan en la plaza: Luis David Adame, hermano de Joselito y el único que repetirá; Álvaro Lorenzo, Ginés Marín y Varea. Sus compañeros serán Alejandro Marcos, Filiberto, Joaquín Galdós y Juan de Castilla. Y nueve serán los rejoneadores que participarán en los cuatro espectáculos previstos. Diego Ventura, Leonardo Hernández y Sergio Galán harán el paseíllo dos tardes, y a una acudirán Hermoso de Mendoza, Andy Cartagena, Joao Moura, Rui Fernandes, Manuel Manzanares y Lea Vicens, que confirmará su alternativa.

Más información